MercoPress, in English

Viernes, 1 de julio de 2022 - 16:17 UTC

 

 

Carnaval en calles de Río cancelado una vez más debido a COVID-19

Miércoles, 5 de enero de 2022 - 10:28 UTC
Los desfiles callejeros que atraen hasta 12 millones de personas son “inviables”, según Paes Los desfiles callejeros que atraen hasta 12 millones de personas son “inviables”, según Paes

La ciudad brasileña de Río de Janeiro decidió cancelar sus famosas celebraciones callejeras de carnaval debido a la pandemia de COVID-19, que ha hecho “inviable” una reunión tan grande, según el alcalde Eduardo Paes.

“Ante este escenario en el área de salud nos pusimos en contacto con la liga de comparsas callejeras y les informé de lo inviable que era el carnaval callejero por segundo año consecutivo”, dijo Paes durante una transmisión en vivo por redes sociales.
Sin embargo, el tradicional desfile de carnaval en el Sambódromo Marqués de Sapucaí aún no ha sido cancelado y, según Paes, todavía es posible encontrar la manera de continuar con él, aunque bajo protocolos sanitarios.
Paes explicó que la decisión de cancelar el carnaval callejero, que convoca a más de 12 millones de personas durante un mes, se debió a la presión de los patrocinadores, quienes debían desembolsar cerca de R $ 40 millones (US $ 8 millones) esta semana.
Ya se habían cancelado las celebraciones de carnaval en las calles de Salvador (Bahía) y Fortaleza (Ceará). Mientras tanto, el ayuntamiento de São Paulo ha dejado la última palabra en manos de un comité científico.
Al igual que Río, São Paulo pretende continuar con los planes para las festividades en un sambódromo, donde se aplicarían los mismos protocolos vigentes para los partidos de fútbol profesional. La ciudad más grande de América del Sur también está experimentando un aumento en el número de infecciones por COVID-19, probablemente debido a la circulación de la variante Ómicron. Los resultados positivos aumentaron del 1% de los tests a mediados de diciembre al 13% la semana pasada.
Sin embargo, las hospitalizaciones se mantuvieron en uno de los niveles más bajos desde el inicio de la pandemia, aunque el número de personas en unidades de cuidados intensivos en la ciudad se ha más que duplicado desde Navidad.