MercoPress, in English

Lunes, 16 de mayo de 2022 - 15:09 UTC

 

 

Sudáfrica mesura restricciones por COVID-19

Viernes, 31 de diciembre de 2021 - 10:08 UTC
Las nuevas infecciones se redujeron en un 29,7 por ciento la semana pasada Las nuevas infecciones se redujeron en un 29,7 por ciento la semana pasada

Autoridades de salud sudafricanas acordaron levantar el toque de queda de medianoche después de que el número de casos de COVID-19 en Ómicron disminuyera, se informó este jueves. Sudáfrica es el país más afectado por el coronavirus en África, con más de 3,4 millones de casos registrados y 91.000 muertes.

El Gobierno acordó los cambios en función de la trayectoria de la pandemia, los niveles de vacunación en el país y la capacidad disponible en el sector salud. Por lo tanto, el país donde se detectó por primera vez la variante Ómicron dijo este jueves que muchas restricciones, incluido el toque de queda nocturno, se levantarían después de que el país superara su última ola de infecciones.

Los operadores del sector hotelero han estado reclamando que se levantara el toque de queda de la medianoche a las 4 am para las celebraciones de Nochevieja e incluso elevaron una petición dirigida al presidente Cyril Ramaphosa.

“Se levantará el toque de queda. Por lo tanto, no habrá restricciones en las horas de movimiento de las personas”, dijo la presidencia en un comunicado. “Todos los indicadores sugieren que el país puede haber pasado el pico de la cuarta ola a nivel nacional”, continuó el documento.

Las nuevas infecciones se redujeron en un 29,7 por ciento la semana pasada en comparación con los siete días anteriores. Las admisiones hospitalarias han disminuido en ocho de las nueve provincias de Sudáfrica. “Si bien la variante Ómicron es altamente transmisible, ha habido tasas más bajas de hospitalización que en oleadas anteriores”, agrega el comunicado. “Esto significa que el país tiene una capacidad de reserva para la admisión de pacientes incluso para los servicios de salud de rutina”.

El uso de mascarillas sigue siendo obligatorio en los espacios públicos y las reuniones públicas están limitadas a 1.000 personas en interiores y 2.000 al aire libre.

Los datos del Ministerio de Salud de Sudáfrica mostraron una disminución del 29,7% en el número de casos nuevos detectados en la semana que finalizó el 25 de diciembre en comparación con el número de casos encontrados en la semana anterior, en 127.753, dijo el gobierno, que también dispuso que las tiendas de alcohol con licencia para operar más allá de las 11 pm pueden volver a sus condiciones de licencia completa, algo bien recibido por los comerciantes y las empresas más afectadas por la pandemia, que buscan recuperarse durante la temporada navideña.

La decisión anunciada por la Presidencia el jueves siguió a las reuniones del Consejo Nacional de Comando del Coronavirus (NCCC) y el Consejo Coordinador del Presidente (PCC), que recibió actualizaciones sobre la actual cuarta ola de COVID-19 en Sudáfrica. Actualmente, la ola está siendo impulsada por la variante Ómicron.

“Las reuniones están restringidas a no más de 1,000 personas en interiores y no más de 2,000 personas al aire libre. Cuando el lugar sea demasiado pequeño para acomodar a este número con un distanciamiento social adecuado, no se podrá utilizar más del 50% de la capacidad del lugar. Todas las demás restricciones siguen vigentes”, añade el comunicado.

El ministro de Policía, Bheki Cele, había advertido el miércoles que las personas serían arrestadas si salían después de la medianoche del viernes para celebrar la llegada del Año Nuevo, lo que se cree motivó la decisión del gobierno de contrarrestar las posibles acciones de agentes del orden ultraproductivos.

“Todos los indicadores sugieren que el país puede haber pasado el pico de la cuarta ola a nivel nacional”, dijo la Presidencia, y agregó que los casos habían disminuido en todas menos dos de las nueve provincias del país durante la semana pasada. Otros factores incluyeron los niveles de vacunación en el país, menores tasas de hospitalización, que no se han traducido en una sobrecarga de capacidad como en oleadas anteriores, y el aumento marginal en el número de muertes en todas las provincias.

“El NCCC continuará monitoreando de cerca la situación y hará más ajustes según sea necesario, particularmente si aumenta la presión sobre las instalaciones de salud”, dijo el comunicado, que también recordó a las personas que el uso de máscaras en lugares públicos sigue siendo obligatorio y no usarlas cuando es debido sigue siendo un delito.

Dado que las escuelas comenzarán a abrir en la próxima quincena, también se ha alentado a los padres a que aprovechen el tiempo disponible para vacunar a sus hijos mayores de 12 años.

“Esto evitará que los estudiantes pierdan tiempo escolar como resultado de una prueba positiva o como resultado del contacto con personas infectadas con COVID-19”, dijo la Presidencia.