MercoPress, in English

Jueves, 18 de agosto de 2022 - 15:58 UTC

 

 

Todos absueltos en la investigación del accidente de Austral en Fray Bentos

Viernes, 24 de diciembre de 2021 - 09:52 UTC
Austral operaba antiguos DC-9 de Iberia que recibió cuando el consorcio español compró la empresa Austral operaba antiguos DC-9 de Iberia que recibió cuando el consorcio español compró la empresa

El Juzgado Federal número cinco de Argentina absolvió este jueves a todos los investigados por la caída en 1997 de un Douglas DC-9-32 de la empresa Austral en la ciudad uruguaya de Fray Bentos.

Los jueces Daniel Obligado, Adriana Pallioti y José Martínez Sobrino anunciaron su veredicto este jueves, pero las consideraciones de fondo se darán a conocer el 25 de marzo, según anunció el tribunal.

El fallo absolvió a los 34 imputados, o 33, porque uno de ellos ya había fallecido antes del veredicto, extinguiendo así todas las acciones penales.

El tribunal alegó que la participación de los acusados no había sido probada y la fiscalía no había presentado cargos. El caso se había iniciado bajo la figura de estragos maliciosos” en el accidente del vuelo 2553 de Austral Lineas Aereas, en el que murieron las 74 personas a bordo.

El vuelo se dirigía de Posadas a Buenos Aires y cayó en el rancho Nuevo Berlín, una zona rural cercana a la ciudad uruguaya de Fray Bentos. En el momento del accidente, Austral Lineas Aereas era propiedad del consorcio español Iberia.

La Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos de Uruguay (CIADA) concluyó que el accidente fue consecuencia directa de una decisión errónea del copiloto que provocó la pérdida de control de la aeronave. Este error fue inducido por la congelación de los tubos de pitot (sensor de velocidad) y la inexistencia de la alarma recomendada para alertar sobre esta situación, así como la falta de formación adecuada de los pilotos.

Según informes de aviación, los instrumentos indicaban a los pilotos que la aeronave estaba perdiendo velocidad, lo que no era cierto. Por miedo a caer por debajo de la velocidad de sustentación, empujaron los aceleradores al límite, lo que provocó el colapso.

La tripulación de vuelo estuvo integrada por Jorge Cécere (comandante), Horacio Núñez (copiloto) y los auxiliares de vuelo Susana Trotta, Bibiana Rumachella y Fernando Álvarez.

En 2003, el caso había sido archivado, pero a través de una serie de apelaciones, los acusados fueron finalmente procesados por estragos maliciosos hasta que los procedimientos llegaron a la etapa de juicio. Los demandantes (familiares de los fallecidos) habían solicitado condenas a 25 años de prisión, pero la fiscalía no presentó cargos y solicitó la absolución por el “beneficio de la duda”.

Sin embargo, la fiscalía había solicitado sanciones para el exdirector de certificación aeronáutica Danilo Wenk, quien murió este 15 de diciembre.

Categorías: Política, Argentina, Uruguay.