MercoPress, in English

Jueves, 27 de enero de 2022 - 18:10 UTC

 

 

Uruguay no firma declaración conjunta en Cumbre del Mercosur

Sábado, 18 de diciembre de 2021 - 09:55 UTC
En las dos cumbres anteriores, los presidentes Bolsonaro y Abdo Benítez se habían sumado a Lacalle Pou en su reclamo de que el Mercosur modificara sus reglas para flexibilizarlo En las dos cumbres anteriores, los presidentes Bolsonaro y Abdo Benítez se habían sumado a Lacalle Pou en su reclamo de que el Mercosur modificara sus reglas para flexibilizarlo

Uruguay se destacó por su postura disidente en la 59 Cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) de este viernes luego de que el presidente Luis Lacalle Pou se negara a firmar una declaración conjunta.

Discursos de los mandatarios de Argentina, Brasil y Paraguay coincidieron en un llamado a la unidad, pero las diferencias prevalecieron durante el encuentro virtual donde los jefes de Estado también se despidieron del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien hizo su última aparición en el bloque regional del cual Chile es miembro asociado.

En las dos cumbres anteriores, los presidentes Jair Bolsonaro (Brasil) y Mario Abdo Benítez (Paraguay) se habían sumado a Lacalle Pou en su reclamo de que el Mercosur modificara sus reglas para que cada país pudiera buscar acuerdos comerciales unilaterales con otros países o bloques. a lo que se opuso el presidente argentino Alberto Fernández, alegando que ponía en peligro la existencia del Mercosur.

Argentina también se opuso a una reducción de los aranceles externos comunes (AEC), pero esta cuestión se resolvió con Bolsonaro en los últimos meses.

Durante una cumbre en marzo, Fernández le dijo a Lacalle que si el Mercosur era una carga para Uruguay, sería mejor que abordara un barco diferente. En la Cumbre de julio, Lacalle Pou anunció que Uruguay buscaría acuerdos comerciales unilaterales, particularmente con China, a pesar de las reglas del Mercosu. Bolsonaro lo apoyó, pero Fernández recordó entonces que este tipo de decisiones debían ser votadas por unanimidad.

Un mes después, Fernández y Lacalle Pou se reunieron en Buenos Aires para apaciguar tensiones, lo que aparentemente se logró, aunque la declaración final del viernes solo abordó el AEC, pero no mencionó la solicitud de Uruguay de flexibilizar las reglas del grupo.

Durante la reunión del viernes, Bolsonaro también entregó la presidencia pro tempore del Mercosur a Abdo Benítez y lamentó que durante su período no se hubiera acordado la reducción del AEC a pesar de la voluntad actual Brasil de aceptarlo.

“Esta reducción seguirá siendo una prioridad en nuestra agenda”, dijo, y prometió que el recorte del 10% en los aranceles a las importaciones brasileñas que anunció la semana pasada es “excepcional y temporal”.

Bolsonaro también destacó que a pesar de la pandemia de COVID-19, el Mercosur mantuvo negociaciones abiertas con la Unión Europea, Canadá, Corea del Sur, Singapur y Líbano, mientras están encaminadas conversaciones con Vietnam y países de Centroamérica y el Caribe.

Abdo Benítez insistió en que el AEC será la prioridad de su presidencia, pero a través de la preservación de una política comercial común. “El Mercosur ha multiplicado el comercio entre sus socios más de 12 veces en 30 años, incluso en una pandemia representó el 64% de las exportaciones de Paraguay y el 35% de nuestro comercio global”.

Lacalle Pou advirtió que no volvería a detallar su agenda en torno al bloque, pero consideró que, más allá de las diferencias, algo positivo era la honestidad de las posiciones de cada uno de los países miembros. “Nuestro país no vio en este proceso de modernización todos sus intereses satisfechos, tenemos vocación de pertenecer al Mercosur, por mucho que tengamos que hablar de prosperidad y libertad, y esa prosperidad obviamente genera ciertas tensiones entre intereses nacionales, debemos llegar a un término medio (...) somos optimistas, el mundo necesita nuestros productos y la inteligencia de nuestros compatriotas”. De sus palabras, quedó claro que Uruguay no tenía la intención de salirse del bloque regional.

Fernández destacó que existía una mayor capacidad de negociación si el bloque trabajaba de manera colectiva y que la clave era abrir mercados relevantes sin asumir obligaciones imposibles de cumplir. “Distintos signos políticos no nos impiden mejorar la infraestructura común, o pensar en un futuro más justo y moderno. Contra todos los pronósticos pesimistas, el Mercosur es el resultado de la mejor política”, dijo el mandatario argentino.