MercoPress, in English

Domingo, 14 de agosto de 2022 - 10:24 UTC

 

 

El presidente quiere que Buenos Aires deje de ser la capital de Argentina

Sábado, 18 de diciembre de 2021 - 09:48 UTC
“Tenemos una enorme posibilidad de hacer las cosas de manera diferente”, dijo Fernández. “Tenemos una enorme posibilidad de hacer las cosas de manera diferente”, dijo Fernández.

El presidente argentino, Alberto Fernández, dijo este viernes que estaba abrazando la idea de que la capital del país no debería ser Buenos Aires, resurgiendo así una polémica de 1853-1860 que el entonces presidente Raúl Alfonsín también quiso reflotar en la década de 1980.

“Todos los días pienso si la capital no debería estar en otro lugar que no sea Buenos Aires”, dijo Fernández a sus ministros en reunión de gabinete en Monteros, en la provincia de Tucumán, una de las llamadas capitales alternas creadas para descentralizar el gobierno federal.

“Tenemos que darnos cuenta de que tenemos una posibilidad enorme de hacer las cosas de otra manera. La pandemia tiene que ser un momento de reflexión. Reconstruir la injusticia no tiene sentido. Tenemos que construir otro mundo. Y otra Argentina,” dijo Fernández.

También se preguntó si ”el Ministerio de Minería debería estar en alguna provincia minera y que el Ministerio de Pesca debería estar en un puerto pesquero en la Patagonia“.

”No explotamos la misma cordillera que ha convertido a Chile en el primer exportador de cobre de este lado. Piensen cuánto estamos perdiendo allí“, agregó el mandatario.

“No es posible que un niño que vive en el Norte piense que puede encontrar mejor suerte en los suburbios de la ciudad de Córdoba, Rosario o Buenos Aires. La historia cuenta que cuando piensan eso y terminan emigrando de sus ciudades, lo que encuentran es marginalidad y dificultades. Y lo que necesitamos es valorar el norte argentino, un cúmulo de riquezas sin explotar”, insistió Fernández.

El mandatario aseguró que Argentina está ”creciendo a un ritmo acelerado“ y sugirió que es el momento adecuado ”para cambiar las cosas“. Fernández también habló sobre lo que significa el federalismo para su Gobierno y señaló que era hora de soltar ”la hoja Excel de cuánto exportamos, sin notar que algunas provincias exportan mucho y producen mucho y otras muy poco“.

El presidente Fernández también se refirió a reuniones recientes que mantuvo con empresarios rusos que estimaron que Argentina explotaba solo el 40% de su potencial. ”¿No es hora de que comencemos a asumir estos desafíos y nos preguntemos como sociedad cómo hacerlo?”

En noviembre de 2020 se aprobó la Ley de Capitales Alternativas (27.589) con el fin de descentralizar la gestión con políticas públicas equitativas para superar las asimetrías territoriales, a propuesta de Fernández.

En la década de 1980, Alfonsín buscó trasladar la capital a las ciudades gemelas de Viedma (Río Negro) y Carmen de Patagones (Buenos Aires). Entre 1853 y 1860, la capital de Argentina fue Paraná (Entre Ríos), mientras Buenos Aires fue un estado separado.

Categorías: Política, Argentina.