MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 05:42 UTC

 

 

Un estado alemán dispone toque de queda para no vacunados; violencia se extiende por Europa

Lunes, 22 de noviembre de 2021 - 09:50 UTC
La OMS estima 500.000 muertes para marzo a menos que se tomen medidas. La OMS estima 500.000 muertes para marzo a menos que se tomen medidas.

El estado federal alemán de Baden-Württemberg ha determinado que los residentes no vacunados se mantendrán bajo toque de queda en tres de sus distritos entre las 9 p.m. y las 5 a.m. a menos que tengan una autorización por motivos laborales o una emergencia médica.

La medida fue adoptada ante el aumento de casos de COVID-19, cuya incidencia semanal había llegado a “600 casos por cada 100.000 habitantes”, según el ministro de Bienestar Social de Baden-Württemberg, Uwe Lahl.

Además de los toques de queda, las autoridades locales anunciaron que en esos tres distritos solo se permitirá el acceso a restaurantes, hoteles y tiendas minoristas a las personas que hayan sido vacunadas o se hayan recuperado de COVID-19.

Después de que la vacunación se estancó en alrededor del 67% de la población, las autoridades alemanas han hablado de “la pandemia de los no vacunados”.

Mientras tanto, los manifestantes contra los mandatos de vacunación han continuado realizando manifestaciones a gran escala en toda Europa, particularmente en Rotterdam, Bruselas y Viena, donde el lunes entrará en vigencia una cuarentena a tiempo completo para aquellos que no hayan recibido una vacuna contra la COVID-19.

En Austria, grupos de la policía local y de las fuerzas armadas han anunciado que se pondrán del lado del pueblo y queda por ver quién hará cumplir los mandatos.

En Bruselas, unas 35.000 personas se reunieron para manifestarse contra las nuevas restricciones anti-Covid introducidas por el gobierno belga. La marcha pacífica se convirtió en una feroz batalla cuando los manifestantes arrojaron objetos a la policía, que respondió utilizando cañones de agua y gases lacrimógenos en zonas cercanas a los edificios de la Unión Europea y las embajadas de Estados Unidos y Rusia.

La marcha, denominada “Juntos por la Libertad”, se organizó en particular contra la prohibición de acceso a bares y restaurantes impuesta a quienes rechazaron el suero anti-Covid.

Según la Organización Mundial de la Salud, se prevén alrededor de 500.000 muertes relacionadas con COVID-19 para marzo del próximo año, a menos que se tomen medidas urgentes.

El aumento de casos también es alarmantemente notable en Francia y la vacunación será obligatoria en Austria a partir del 1 de febrero. La canciller alemana, Angela Merkel, instó a los no vacunados a tomar sus dosis y no descartó una medida similar.

Ante esa posibilidad, también se llevaron a cabo manifestaciones en Alemania e Italia, así como en los Países Bajos, donde la “orgía de violencia” se mantuvo por segunda noche consecutiva en Rotterdam, mientras que se informó de otros hechos en La Haya, donde se registró el mayor número de detenciones.

Los enfrentamientos y arrestos también continuaron la noche del sábado en Guadalupe, en las Antillas francesas, donde las autoridades informaron de otros 38 arrestos y dos oficiales heridos.