MercoPress, in English

Viernes, 1 de julio de 2022 - 04:37 UTC

 

 

Fuerzas militares toman el control de Sudán, arrestan al primer ministro y a varios políticos

Martes, 26 de octubre de 2021 - 08:23 UTC
El general Abdel Fattah al-Burhan dijo que el golpe era necesario El general Abdel Fattah al-Burhan dijo que el golpe era necesario

El ejército de Sudán se hizo este lunes con el control de la ciudad capital de Jartum y arrestó al primer ministro interino Abdalla Hamdok, así como a miembros del consejo soberano y otros políticos destacados. El golpe ha sido condenado en todo el mundo y Estados Unidos detuvo 700 millones de dólares en ayuda, se informó.

El aeropuerto de la ciudad está cerrado y los vuelos internacionales se han suspendido, mientras que Internet y la mayoría de las líneas telefónicas también están caídas.

El grupo liderado por el general Abdel Fattah al-Burhan también ha declarado el estado de emergencia tras disparar contra miles de manifestantes que inundaron las calles de Jartum en oposición a las medidas extremas que, según los rebeldes triunfantes, eran necesarias para “rectificar la revolución” en medio de luchas internas entre militares y civiles.

Cuando las fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos para dispersarlos, se pudo escuchar a los manifestantes gritar: “El pueblo es más fuerte, más fuerte” y: “¡La retirada no es una opción!” Según los informes, al menos tres personas murieron y unas 80 resultaron heridas después de que los soldados dispararan contra las multitudes que se oponían a una toma militar en Sudán. Según los informes, las tropas fueron casa por casa en la capital, Jartum, deteniendo a los organizadores de las protestas.

Sudán había estado al borde del colapso institucional desde que un golpe fallido el mes pasado provocó recriminaciones entre grupos militares y civiles que han estado compartiendo el poder tras el derrocamiento del autócrata Omar al-Bashir hace dos años.

Los miembros de una alianza dispar que incluye a señores de la guerra, militares, líderes de milicias y exleales al régimen de Bashir han estado pidiendo la restauración del gobierno militar, mientras que varios ministros del gabinete participaron la semana pasada en grandes protestas en Jartum y otras ciudades.

El primer ministro Hamdok fue detenido durante la noche y llevado a un lugar no revelado después de negarse a emitir una declaración en apoyo del golpe, dijo el Ministerio de Información, que aparentemente todavía estaba bajo el control de los partidarios de Hamdok.

A medida que se difundió la noticia del golpe, un gran número de manifestantes antimilitares convergieron en calles clave de Jartum, empujando barreras frente al cuartel general militar donde se informó de enfrentamientos y heridos. El Ministerio de Información dijo que los manifestantes reprimidos a tiros cuando se reunieron cerca de la sede del Ministerio de Defensa.

Las imágenes publicadas en las redes sociales parecían mostrar grandes multitudes marchando en la calle África de Jartum, que va desde cerca del aeropuerto internacional hacia el centro de la ciudad, con el sonido de disparos audible en algunos videos. Los informes iniciales sugieren que al menos una docena de personas resultaron heridas.

Sudán ha experimentado una serie de golpes de estado desde que se independizó de Gran Bretaña y Egipto en 1956. Bashir llegó al poder en un golpe militar en 1989 después de derrocar al último gobierno electo del país. Desde que Bashir fue derrocado por protestas callejeras, una transición política ha visto a Sudán salir del aislamiento internacional bajo su gobierno de casi tres décadas. Las elecciones se celebrarían a finales de 2023. Se suponía que el ejército pasaría el liderazgo del consejo soberano conjunto a un civil, pero las autoridades de transición habían tenido dificultades para avanzar en cuestiones como la entrega de Bashir a la Corte Penal Internacional, donde es buscado por crímenes de guerra.

Categorías: Política, Internacional.