MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 16:58 UTC

 

 

China asesta un golpe a la economía brasileña al prohibir la importación de carne

Jueves, 21 de octubre de 2021 - 09:05 UTC
Bajó el precio de la carne para los consumidores brasileños Bajó el precio de la carne para los consumidores brasileños

La decisión de China de mantener una prohibición a las importaciones de carne de Brasil significa US $ 450 millones menos para las arcas de la administración del presidente Jair Bolsonaro, se informó el miércoles

También fue una buena noticia para Uruguay. Con Argentina recuperándose gradualmente de una prohibición presidencial a las exportaciones, se dice que Uruguay ha aprovechado la mayoría de las oportunidades derivadas del nuevo escenario chino.

El ministro de Agricultura de Argentina ha autorizado en las últimas semanas cuotas mensuales de entre 50 y 100 toneladas para la exportación de empaques de carne, lo que ha restablecido el precio de la carne enlatada y elaborada en el principal matadero de Buenos Aires.

Según estimaciones públicas y privadas, las exportaciones argentinas cerrarán 2021 en 770.000 toneladas, por debajo del récord de 920.000 toneladas exportadas en 2020.

Los comerciantes creían el miércoles que bajo las nuevas condiciones también habría un aumento de precios de hasta un 20%, impulsado por una menor disponibilidad de animales en esta época del año.

“Uruguay capitalizó la situación y exportó un 35% más que el año pasado”, explicó Francisco Ravetti, del grupo argentino Consultora AZ.

Mientras tanto, la Secretaría de Comercio Exterior de Brasil informó que las exportaciones de carne cayeron un 43% en comparación con el mes anterior. Tras un mal comienzo de año, las ventas repuntaron y registraron cifras excepcionales en agosto y septiembre.

El Mercado Ganadero de Rosario (Rosgan) estimó el miércoles que China ha reducido las importaciones de todas las carnes en un 17%, aunque las proyecciones para la demanda china en 2022 son favorables.

Los casos de vacas locas de Brasil se detectaron el 4 de septiembre en Minas Gerais y Mato Grosso, lo que significó malas noticias para los exportadores pero buenas noticias para los consumidores locales, que vieron una caída en los precios minoristas, según Folha.

Con China fuera de la mesa de negociación y los consumidores locales con un poder de compra limitado, los precios locales han alcanzado su valor más bajo desde febrero en el área del Gran Sao Paulo, se informó.

Si bien el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento ha instruido a las plantas procesadoras de carne que suspendan cualquier nueva producción para el mercado chino, la ministra Tereza Cristina ha ofrecido a China viajar a Beijing para negociar en persona el levantamiento de las sanciones.

Según Folha, China y Brasil se están estudiando mutuamente antes de dar nuevos pasos. Los chinos, después de comprar 220.000 toneladas de carne de vacuno brasileño entre agosto y septiembre, además de pagar altos precios, todavía están evaluando cuándo regresar.

Los analistas también estaban especulando sobre cuánto tiempo China podría mantener la prohibición o si los proveedores de otros lugares podrían igualar las cantidades compradas a Brasil, incluso bajo la actual desaceleración económica de China.

Al mismo tiempo, los productores brasileños están incrementando sus costos, ya que ahora necesitan alimentar y acomodar ganado que se suponía que ya había sido faenado.