MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 05:27 UTC

 

 

Aumenta la pobreza en Brasil

Lunes, 18 de octubre de 2021 - 10:30 UTC
Ignorar la pandemia en nombre de los logros económicos parece no funcionar para Bolsonaro, según la prensa. Ignorar la pandemia en nombre de los logros económicos parece no funcionar para Bolsonaro, según la prensa.

Los índices de pobreza de Brasil están en aumento a pesar de las afirmaciones del presidente Jair Bolsonaro de que sus acciones, aunque controvertidas desde un punto de vista sanitario con respecto a la pandemia de COVID-19, siempre tuvieron como objetivo sostener la economía del país.

En este sentido, la reciente decisión de Bolsonaro de recortar drásticamente el presupuesto del gobierno para la investigación científica, probablemente paralizará el sector y los medios de vida de las personas que trabajan en él.

Al mismo tiempo, la corrupción parece estar rodeando tanto al gobierno federal como a los miembros de la familia presidencial, incluidos la esposa y los hijos de Bolsonaro, mientras que el presidente insiste en desfilar a nivel nacional, inaugurando puentes de diez metros de largo por cinco de ancho en una campaña anticipada. para las elecciones del próximo año.

El mandatario sigue criticando el uso de mascarillas y cuestiona la efectividad de las vacunas contra el COVID-19, al mismo tiempo que favorece el uso de medicamentos que la comunidad científica no ha respaldado abiertamente. Brasil ocupa el tercer lugar a nivel mundial en el número de personas vacunadas, pero también en cifras proporcionales a la población, ocupa el puesto 66, mientras que en las muertes por COVID-19 ocupa el segundo lugar después de Estados Unidos.

Además de los datos sobre la pandemia, la pobreza y el hambre están aumentando. Desde que Bolsonaro asumió el cargo al menos 20 millones de brasileños han caído bajo la línea de la miseria que supuestamente fue eliminada bajo Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010). Y en los últimos seis meses, esa degradación ha alcanzado una velocidad vertiginosa. Se repiten en todo el país, desde las metrópolis hasta los pequeños municipios, escenas de filas de personas que buscan restos en carnicerías y supermercados, esperando volver a casa con muslos y cuellos de pollo o huesos de buey.

Para empeorar las cosas, los minoristas ahora venden lo que solía ser contenido de basura: un kilo de patas de pollo se vende por alrededor de US $ 0,75 y de hueso de buey por US $ 1, según informes de prensa.

El número de brasileños que viven en las calles de las grandes ciudades se ha duplicado desde mediados del año pasado. En São Paulo, la metrópoli más grande de América del Sur, se estima que pasaron de alrededor de 90.000 a casi 250.000. En Río no hay cálculos oficiales, pero a primera vista lo que se observa es una multiplicación desenfrenada, especialmente en los barrios de clase media y media-alta.

Ha crecido considerablemente el número de niños, niñas y adolescentes que venden lo que pueden en los semáforos mientras viven con sus familias en mantas extendidas en las aceras.

Según un estudio, el 55% de la población brasileña, 117 millones de personas, sufrió algún tipo de inseguridad alimentaria en 2020, se informó la semana pasada. En Brasil, cerca de 20 millones de personas pasan sin comer nada durante 24 horas cada varios días, mientras que 24,5 millones comienzan el día sin saber qué o cómo van a comer. Otros 74 millones de personas podrían experimentar estas situaciones en cualquier momento. Es que más de la mitad de la población de Brasil, el 55%, aproximadamente 117 millones de personas, sufrió algún tipo de inseguridad alimentaria (severa, moderada o leve) en diciembre de 2020.

Estos datos fueron publicados por Folha de São Paulo, con base en un estudio realizado por la Red Brasileña de Investigación sobre Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (Rede Penssan). La investigación se basó en datos oficiales (la encuesta permanente de horas y la encuesta de presupuesto familiar), y en una encuesta presencial en 1.662 hogares urbanos y 518 rurales en diciembre de 2020. Los datos no contemplan el aumento de la inflación que Brasil vive desde principios de año.

Los peores niveles de inseguridad alimentaria se registran en el norte y noreste de Brasil: la inseguridad severa afecta al 18% de la población y al 14% de los hogares respectivamente, cuando el promedio nacional es del 9%. Folha también señala, con base en fuentes oficiales, que el total de “aglomeraciones irregulares” (barrios marginales o favelas), es decir, asentamientos precarios que no cuentan con saneamiento, pasó de 6.329 en 2010 a 13.151 en 2019.

La vivienda irregular pasó de 3,2 millones a 5,1 millones. Los datos de 2010 son del censo nacional y los de 2019 son estimaciones elaboradas por el IBGE, para planificar el próximo censo que se realizará el próximo año.

Uno de cada cuatro hogares precarios se encuentra en los estados de São Paulo y Río de Janeiro, mientras que el norte y el noreste vuelven a tener las peores situaciones habitacionales del país. En Belén, capital del estado de Pará, las viviendas precarias representan el 55,5% del total; en Manaos, capital del estado de Amazonas, son el 53%, y en Salvador, capital de Bahía, alcanzan el 42%.

Categorías: Economía, Política, Brasil.