MercoPress, in English

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 10:04 UTC

 

 

Premio Nobel de Economía 2021 para tres académicos de universidades estadounidenses

Lunes, 11 de octubre de 2021 - 19:12 UTC
Card recibió la mitad del premio, mientras que la otra mitad se dividió entre Angrist e Imbens. Card recibió la mitad del premio, mientras que la otra mitad se dividió entre Angrist e Imbens.

David Card, Joshua D Angrist y Guido W. Imbens fueron galardonados con el Premio Nobel de Economía el lunes por sus investigaciones “sacando conclusiones de experimentos inesperados” aplicados al análisis del mercado laboral.

Al tomar su decisión, la Real Academia Sueca de Ciencias dijo que los economistas elegidos “han demostrado que muchas de las grandes preguntas de la sociedad pueden responderse” a través de “experimentos naturales, situaciones que surgen en la vida real y que se asemejan a experimentos aleatorios”.

Los ganadores “han aportado nuevos conocimientos sobre el mercado laboral y han demostrado qué conclusiones sobre causa y efecto pueden extraerse de experimentos naturales”, añadió la Academia y su “enfoque se ha extendido a otros campos y ha revolucionado la investigación empírica”.

“Utilizando experimentos naturales, Card [de origen canadiense] ha analizado los efectos del salario mínimo, la inmigración y la educación en el mercado laboral”, especificó la institución sueca, mientras que Angrist e Imbens “mostraron qué conclusiones se pueden extraer sobre causa y efecto a partir de experimentos naturales. El marco que desarrollaron ha sido ampliamente adoptado por investigadores que trabajan con datos de observación”.

Los nuevos desarrollos han “revolucionado la investigación empírica en ciencias sociales y mejorado significativamente la capacidad de la comunidad investigadora para responder preguntas de gran importancia para todos nosotros”.

El Premio Nobel de Economía se introdujo por primera vez en 1969 a los ya existentes en Física, Química, Literatura y Paz.

Card, de la Universidad de California en Berkeley, recibió la mitad del premio, mientras que la otra mitad se dividió entre Joshua Angrist del Instituto de Tecnología de Massachusetts y Guido Imbens, de 58 años, nacido en Holanda, de la Universidad de Stanford.

“Los estudios de Card sobre cuestiones fundamentales para la sociedad y las contribuciones metodológicas de Angrist e Imbens han demostrado que los experimentos naturales son una rica fuente de conocimiento”, dijo Peter Fredriksson, presidente del Comité de Ciencias Económicas. “Su investigación ha mejorado sustancialmente nuestra capacidad para responder preguntas causales clave, lo que ha sido de gran beneficio para la sociedad”.

Card trabajó en una investigación que utilizó restaurantes en Nueva Jersey y en el este de Pensilvania para medir los efectos de aumentar el salario mínimo. Él y su difunto socio de investigación Alan Krueger descubrieron que un aumento en el salario mínimo por hora no afectaba el empleo, desafiando la sabiduría convencional que sostenía que un aumento en el salario mínimo conduciría a una menor contratación. También desafió la idea de que los inmigrantes deprimen los salarios de los trabajadores nativos. Descubrió que los ingresos de los nativos pueden beneficiarse de la nueva inmigración, mientras que son los primeros inmigrantes los que corren el riesgo de verse afectados negativamente.

Angrist e Imbens ganaron su parte del premio por resolver problemas metodológicos que permiten a los economistas sacar conclusiones sólidas sobre causa y efecto, incluso cuando no pueden realizar estudios de acuerdo con métodos científicos estrictos.

La economía es el único galardón no instituido por el propio Alfred Nobel, sino por el Banco Central de Suecia. Desde que se otorgó por primera vez en 1969, los estadounidenses han dominado la escena el premio y solo dos mujeres lo han ganado.

Categorías: Economía, Internacional.