MercoPress, in English

Domingo, 29 de enero de 2023 - 16:38 UTC

 

 

Ni Trump ni Biden son genocidas por cómo manejaron la crisis de COVID-19, dice el presidente de Brasil

Sábado, 9 de octubre de 2021 - 04:48 UTC
La CNN rápidamente etiquetó a Trump como genocida, pero no obró igual con respecto a Biden a pesar de logros similares, argumentó Bolsonaro. (Foto Reuters) La CNN rápidamente etiquetó a Trump como genocida, pero no obró igual con respecto a Biden a pesar de logros similares, argumentó Bolsonaro. (Foto Reuters)

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que su país había sufrido relativamente poco por la pandemia de COVID-19 y se preguntaba “¿por qué no llaman genocida al [presidente estadounidense Joseph] Biden?”

Durante su transmisión del jueves por la noche, Bolsonaro insistió en que los medios mundiales evitaron llamar a Biden “genocida”, a pesar de la cantidad de muertes causadas por el coronavirus en ese país.

“El número de muertos en la era Trump, que fue acusado de genocida, se equiparó a la era de Joe Biden, y la prensa no califica a Biden de genocida”, señaló Bolsonaro.

”En 2021 murieron más personas que en 2020 y el presidente Trump fue calificado de genocida por la (...) CNN. Ahora (2021) han muerto más personas con Joe Biden y nadie lo llama genocida. Ninguno de los dos es genocida“, dijo.

El año pasado Trump envió más de un millón de dosis de hidroxicloroquina a Brasil donde se distribuyó como un ”tratamiento temprano” contra el coronavirus, a pesar de la reticencia de la comunidad científica local. Bolsonaro volvió a hablar el jueves a favor de ese químico a pesar de la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su contra.

Brasil alcanzó las 600.077 muertes por COVID-19 este viernes, se informó, mientras que casi el 70% de la población (alrededor de 148,8 millones de personas) recibió una primera dosis de vacuna en un país que ocupa el segundo lugar mundial en el número de muertes por Covid-19, detrás de Estados Unidos, y tercero en número de casos, detrás de Estados Unidos e India.

Hasta ahora, 97,2 millones de brasileños (45,5% de la población) han tomado las dos dosis.

En este escenario, se realizaron algunas protestas este viernes en Brasilia y Río de Janeiro mientras se cruzaba la barrera de las 600.000 muertes, aunque Bolsonaro afirmó que el suyo era “uno de los países que menos ha sufrido por la pandemia”.

“Inglaterra tuvo un aumento del 300% en el precio del gas que en Europa aumentó un 200%”, afirmó Bolsonaro ante un grupo de simpatizantes en el Palacio de la Alvorada, donde criticó el aislamiento social contra el COVID-19 implementado por gobernadores y alcaldes.

“Ahora estamos pagando las consecuencias de 'quedarse en casa' que los problemas económicos vendrían después”, explicó el mandatario que siempre se ha opuesto a esas medidas contra una enfermedad que denominó “una pequeña gripe” que pronto se superaría.

Bolsonaro también se ha opuesto a la vacunación obligatoria y ha hecho campaña por la ingesta de hidroxicloroquina y otros medicamentos de “tratamiento temprano” distribuidos en todo el país en forma de “Kits Covid”. El propio presidente ha prometido ser el último brasileño en recibir la vacuna, diciendo que ya posee anticuerpos naturales de cuando tuvo COVID-19.

Nonato Souza, del Núcleo de Defensa de la Democracia, dijo que el grupo se trasladó al Planalto para evitar que “esto se vuelva trivial, 600 mil no es un número, son vidas que quedan” en el camino.

En Río, la protesta fue organizada por la ONG Río de Paz en la playa de Copacabana, en cuyas arenas se colocaron 600 pañuelos blancos. “La mayor parte de la culpa recae primero en el gobierno federal, por la falta de empatía del presidente Jair Bolsonaro que no incentivó el uso de máscaras”, dijo Antonio Carlos Costa, titular de la ONG.