MercoPress, in English

Jueves, 29 de setiembre de 2022 - 00:37 UTC

 

 

Bolsonaro insiste: en las manifestaciones del 7 de septiembre serán un “ultimátum” contra la Corte Suprema

Sábado, 4 de setiembre de 2021 - 09:47 UTC
“Si alguien quiere jugar fuera de las cuatro líneas [de la Constitución], demostraremos que podemos hacer valer la voluntad y la fuerza del pueblo”, dijo Bolsonaro. “Si alguien quiere jugar fuera de las cuatro líneas [de la Constitución], demostraremos que podemos hacer valer la voluntad y la fuerza del pueblo”, dijo Bolsonaro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, insistió este viernes en que daría la vida por su país y que las protestas del Día de la Independencia del próximo martes 7 de septiembre serán un “ultimátum” al Tribunal Supremo Federal (STF).

“El mensaje que ustedes, el pueblo brasileño, den a las calles el próximo martes 7 de septiembre, será un ultimátum para esas dos personas”, dijo Bolsonaro durante una ceremonia en el Estado de Bahía.

“No criticamos a las instituciones ni a los [poderes del Estado], pero no podemos admitir que una o dos personas usen su poder para darle un nuevo rumbo a nuestro país”, agregó.

“Esas dos personas necesitan entender, este mensaje es para ellos”, prosiguió el presidente, sin embargo se abstuvo de mencionarlos por su nombre.

Sin embargo, se interpretó que la referencia iba dirigida a los magistrados del STF Alexandre de Moraes y Roberto Barroso, a quienes ha criticado e incluso insultado en las últimas semanas.

De Moraes está a cargo de las investigaciones contra Bolsonaro por sospecha de estar vinculado a una “organización criminal” que produce y difunde noticias falsas del llamado “Gabinete del Odio”, que supuestamente operaría desde el Palacio de Planalto.

El 7 de septiembre, Día de la Independencia de Brasil, Bolsonaro pronunciará dos discursos: primero por la mañana en Brasilia y más tarde ese mismo día en la Avenida Paulista, la calle principal de San Pablo.

“Tenga la seguridad, como soldado, juré dar mi vida por mi país, así como todos ustedes juraron, en su subconsciente, dar su vida por su libertad”, dijo el presidente y ex capitán del Ejército.

Según informes, activistas de extrema derecha planean asistir a las marchas con armas para invadir los palacios del STF y el Congreso y exigir la implementación de un gobierno militar con Bolsonaro a la cabeza.

Bolsonaro defendió el jueves la libertad de expresión y vinculó su respeto a la presencia de policías como ciudadanos privados en las manifestaciones. Los fiscales de Brasilia han advertido que “la Constitución prohíbe la participación de policías activos, uniformados o no, en eventos políticos”.

Mientras tanto, los fiscales de San Pablo solicitaron a la Fiscalía General de la Policía Militar que adopte medidas punitivas contra los agentes que participen en las manifestaciones.

Bolsonaro recalcó este viernes que “no hace falta dejar las cuatro líneas de la Constitución, pero si alguien quiere jugar por fuera de las cuatro líneas, demostraremos que podemos afirmar la voluntad y la fuerza del pueblo”.

Mientras hacía esos comentarios, Bolsonaro estaba junto al pastor evangélico Silas Malafaia, conocido por sus posiciones de extrema derecha, como defender el histórico régimen militar del país y predicar contra el distanciamiento social y el cierre de templos debido a la pandemia del coronavirus. Malafaia dijo que repudiaba la “ideología del infierno” que algunos usan para “quitarle la libertad religiosa y la libertad al pueblo”.

El presidente del Tribunal Supremo del STF, Luiz Fux, había advertido el jueves que “en un entorno democrático, las manifestaciones públicas son pacíficas” al mismo tiempo que “la libertad de expresión no es compatible con la violencia y las amenazas”, mientras que el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, se reunió con varios gobernadores para evaluar la situación del país y el clima de inestabilidad institucional.

Categorías: Política, Brasil.