MercoPress, in English

Lunes, 16 de mayo de 2022 - 16:14 UTC

 

 

Escisión de ISIS causa detonaciones en aeropuerto de Kabul matando a casi 100 personas

Viernes, 27 de agosto de 2021 - 09:23 UTC
El objetivo principal eran los pasajeros que buscaban ser transportados en avión desde Afganistán. El objetivo principal eran los pasajeros que buscaban ser transportados en avión desde Afganistán.
Biden ordenó a los generales desarrollar planes operativos para atacar los activos, el liderazgo y las instalaciones de ISIS-K Biden ordenó a los generales desarrollar planes operativos para atacar los activos, el liderazgo y las instalaciones de ISIS-K

Entre 85 y 90 personas como mínimo murieron este jueves tras un ataque de un desprendimiento de ISIS contra el aeropuerto internacional de Kabul. El presidente de Estados Unidos Joseph Biden prometió vengar la muerte de 13 soldados de su país. La bandera sobre la Casa Blanca ondea a media asta.

Se registraron dos detonaciones en áreas adyacentes al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de la capital afgana, mientras que los civiles continuaron reuniéndose desesperadamente buscando un lugar en cualquiera de los vuelos para abandonar el país ahora controlado por los talibanes.

Las explosiones se produjeron después de que se aconsejara a los ciudadanos occidentales que se mantuvieran alejados del aeropuerto, debido a la inminente amenaza de un ataque por parte de la rama afgana del grupo Estado Islámico (ISIS).

La primera detonación se registró alrededor de las 6 pm hora local (13:30 GMT), cerca del Hotel Baron, en el el perímetro del aeropuerto, donde funcionarios británicos procesaban a los afganos que esperaban viajar al Reino Unido. Tras la detonación y un intercambio de disparos una segunda explosión se produjo cerca de Abbey Gate, una de las entradas principales del aeropuerto, cerca de un canal de alcantarillado donde los afganos esperaban acceder a sus tramitaciones.

Según se informó, al menos 72 civiles murieron en las dos explosiones. También cayeron 28 talibanes, según una fuente citada por Reuters: “Hemos perdido más personas que los estadounidenses”, dijo el representante talibán que se negó a ser identificado. Agregó que no hay razón para extender el plazo del 31 de agosto para que las fuerzas extranjeras abandonen el país.

Una rama afgana de ISIS conocida como ISIL, o el Estado Islámico en la provincia de Khorasan, ISKP (ISIS-K), se atribuyó la responsabilidad del atentado y dijo que sus atacantes suicidas se concentraron en los “traductores y colaboradores del ejército estadounidense”.

Al confirmar que ISIS-K estaba detrás de los ataques, Biden dijo que la venganza era inevitable: “Te perseguiremos y te haremos pagar. Defenderé nuestros intereses en nuestro pueblo con todas las medidas a mi alcance”, dijo.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció el viernes que su país ya había completado sus operaciones de evacuación en Afganistán. El país retiró sus tropas de Kabul justo antes de los hechos del jueves, después de recibir “información muy clara” de un ataque inminente. “Pudimos asegurar la partida del personal australiano restante en el transcurso de anoche, no mucho antes de que ocurrieran los terribles eventos que se desarrollaron anoche”, dijo Morrison en una conferencia de prensa.

Mientras tanto, la Ministra de Relaciones Exteriores de Noruega, Ine Eriksen Soereide, anunció que su país ya no puede ayudar en las evacuaciones de la capital de Afganistán. “Las puertas del aeropuerto ahora están cerradas y ya no es posible hacer entrar gente”. Noruega había acordado anteriormente proporcionar apoyo aéreo a los evacuados afganos de la región del Golfo hacia puntos de seguimiento en Europa, según un comunicado del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

“Desde el 14 de agosto, Estados Unidos ha evacuado y facilitado la evacuación de aproximadamente 100.100 personas”, dijo la Casa Blanca en un comunicado emitido el jueves horas después de las explosiones.

Los talibanes han dado a Estados Unidos hasta el 31 de agosto para retirar sus tropas y evacuar a sus ciudadanos, así como a los afganos con documentos de viaje adecuados para partir.

“Para aquellos que llevaron a cabo este ataque, así como para cualquiera que desee daño a Estados Unidos, sepan esto: no perdonaremos”, dijo Biden, quien admitió haber ordenado a los jefes militares que desarrollaran planes operativos para atacar los activos, el liderazgo y las instalaciones de ISIS-K, diciendo: “Responderemos con fuerza y precisión en nuestro momento, en el lugar que elijamos y en el momento que elijamos”. Biden también dijo que las evacuaciones continuarían hasta la fecha límite del 31 de agosto.

Dieciocho militares estadounidenses heridos fueron evacuados de Afganistán en aviones C-17 especialmente equipados con unidades quirúrgicas, según fuentes militares que confirmaron a los medios que hubo un tiroteo después de los atentados.

El ataque también provocó un aplazamiento de última hora de la reunión de Biden con el primer ministro israelí, Naftali Bennett, de visita en la capital norteamericana.

El clima político en Washington DC se calentó rápidamente y miembros republicanos del Congreso culparon a Biden por lo sucedido y pidieron su renuncia.

Muchos de los heridos llegaron este jueves al Hospital de Emergencias de Kabul, administrado por una organización no gubernamental internacional que trata a las víctimas de la guerra y las minas terrestres. Los canales de noticias afganos reportaron imágenes de civiles transportando a sus heridos en carretillas.

El Gobierno del vecino Pakistán ha pedido que a partir del viernes, los hoteles de la capital, Islamabad, cancelen las reservas y mantengan todas las habitaciones a disposición de las autoridades durante al menos tres semanas para dar cabida a los miles de extranjeros que están siendo evacuados de Afganistán.