MercoPress, in English

Jueves, 1 de diciembre de 2022 - 14:02 UTC

 

 

La ciudad de San Pablo vacunará adolescentes de 12 a 17 años, mientras que se levantan restricciones en todo el estado

Jueves, 19 de agosto de 2021 - 09:14 UTC
La única vacuna autorizada para adolescentes en Brasil es la de Pfizer. La única vacuna autorizada para adolescentes en Brasil es la de Pfizer.

San Pablo, la ciudad más grande de América del Sur, comenzará a vacunar a la población entre 12 y 17 años de edad, tras confirmar que el 100% de la ciudadanía adulta ha recibido al menos una dosis de un inmunizador COVID-19, se anunció este miércoles.

Las autoridades estiman el número de adolescentes que entran en esta categoría en 42.000. Se les exigirá asistir a los centros de vacunación en compañía de un adulto, se explicó.

El Ayuntamiento también informó que, desde el lunes, el 100% de la población adulta de la ciudad, unos 8 millones de personas, ya había recibido la primera dosis de vacuna Covid-19, con la segunda dosis que a completarse a fines de octubre.

La única vacuna autorizada para adolescentes en Brasil es la dePfizer. Hay además una solicitud ante el organismo regulador federal, Anvisa, para que se autorice la CoronaVac en niños y adolescentes de tres a 17 años.

Por otra parte, el gobernador del estado de San Pablo, João Doria, anunció que permitiría el regreso de público a eventos masivos a partir del 1 de noviembre, aunque las máscarillas seguirán siendo obligatorias al menos hasta el 31 de diciembre.

Después de los anuncios de Doria, los científicos locales advirtieron sobre la posible diseminación de la variante Delta como resultado del levantamiento de todas las restricciones.

Desde el lunes. no hay más límites de asistencia en los 645 municipios del estado. A pesar de esas reacciones, el gobernador cerró el Centro de Contingencias COVID-19, que contaba con 21 especialistas de primera línea como órgano asesor.

En Brasil, 50,5 millones de personas han sido inmunizadas con dos dosis o una sola dosis, el 24,4% de la población. La primera dosis se aplicó a 115,9 millones de personas, el 57,5% de la población.

Mientras tanto, las autoridades sanitarias brasileñas estaban considerando una tercera dosis de refuerzo para las personas vulnerables.

El ministro nacional de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que el gobierno estaba analizando aplicar una tercera dosis a los grupos de población más vulnerables, incluidos los “ancianos” y “profesionales de la salud”, aunque advirtió que se necesitan más datos científicos para iniciar la dosis de refuerzo.

“Planeamos, tan pronto como tengamos todos los datos científicos y tengamos una cantidad suficiente de dosis disponibles, un refuerzo de vacunación. Esto se aplica a todos los inmunizadores”, dijo Queiroga.

El Ministerio de Salud de Brasil encargó un estudio para verificar la estrategia de tercera dosis en ancianos y trabajadores de la salud que recibieron el medicamento chino CoronaVac, que era la única vacuna disponible en enero, cuando comenzó la campaña.

La Anvisa también autorizó a los laboratorios a realizar estudios en Brasil sobre el funcionamiento de la tercera dosis de Pfizer y AstraZeneca.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.