MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 14:30 UTC

 

 

Las fronteras están cerradas pero el cruce ilegal entre Paraguay y Argentina es más fácil que nunca

Jueves, 12 de agosto de 2021 - 08:07 UTC
La gente puede cruzar a pie la frontera del río Paraná. La gente puede cruzar a pie la frontera del río Paraná.

Mientras que las fronteras entre Argentina y Paraguay siguen técnicamente cerradas como consecuencia de las medidas sanitarias de emergencia por la pandemia del coronavirus, caminar por el lecho del río Paraná de un país a otro se está volviendo cada vez más común como resultado de la histórica bajante.

Además, servicios clandestinos de canoas, que cobran AR $ 6.000 (alrededor de US $ 33 al tipo de cambio no oficial) por transportar pasajeros en áreas donde aún hay suficiente agua, temen que la reapertura formal sea perjudicial para los negocios.

El punto más crítico de la bajante se encuentra entre San Rafael del Paraná y Mayor Otaño, cerca del límite de Itapúa con el Departamento de Alto Paraná y su confluencia con la zona de El Dorado y Montecarlo (norte de Misiones), en las proximidades de las islas Parejha y Caraguatay.

Según los informes, la bajante del Paraná superó su mínimo histórico de 1944 y no hay esperanzas a la vista, de acuerdo a proyecciones del Instituto Nacional del Agua (INA) de Paraguay.

Además de afectar la navegación, la situación actual también ha privado a los pescadores locales de su medio de vida, por lo que han reclamado subsidios al gobierno de Asunción.

Cientos de paraguayos realizan viajes de compras a Argentina para aprovechar las ventajosas tasas de cambio. En aquellas zonas donde aún hay agua, utilizan servicios clandestinos de canoas que pueden caer en bancarrota cuando se reabra el puente San Roque González de Santa Cruz, que conecta la ciudad argentina de Posadas con Encarnación en Paraguay, de acuerdo con un informe. informe publicado este miércoles por el sitio web misionesonline.net.

Puerto Triunfo en Paraguay es uno de los lugares elegidos por los paraguayos para cruzar a Puerto Rico en la provincia argentina de Misiones, contrabandeando bienes y personas mientras las autoridades locales hacen la vista gorda.

“La gente me decía que abrir la frontera es poco o nada para nosotros, el tema del cruce ilegal es un negocio muy grande para todos los habitantes de la zona, por así decirlo”, señaló un periodista paraguayo citado por misionesonline.

“Es muy difícil entender cómo la Gendarmería Argentina y la Armada paraguaya no se dan cuenta de lo que está pasando, porque el cruce es constante”, agregó.

El cruce entre Puerto Triunfo y Puerto Rico es muy estrecho y se puede hacer en entre 5 y 10 minutos, según fuentes locales.

 

Tags: Río Paraná.