MercoPress, in English

Lunes, 25 de octubre de 2021 - 11:19 UTC

 

 

El FMI aprueba DEG para países asediados por la pandemia del COVID-19

Martes, 3 de agosto de 2021 - 08:53 UTC
Las nuevas asignaciones “ayudarán a los países miembros más vulnerables”, dijo Georgieva. Las nuevas asignaciones “ayudarán a los países miembros más vulnerables”, dijo Georgieva.

El Consejo de Administración del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este lunes el desembolso de DEG por un monto total de 650.000 millones de dólares como medida de alivio en medio de la pandemia de coronavirus.

La liquidez resultante “ayudará a los países miembros más vulnerables que están luchando contra los estragos de la crisis causada por Covid-19”, explicó la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

Tras el anuncio del FMI, las autoridades económicas argentinas dijeron que esperaban recibir US $ 4.354 millones, mientras que otras fuentes han estimado que aproximadamente US $ 275 mil millones irían a mercados emergentes o estados de bajos ingresos.

“Esta es una decisión histórica: la mayor asignación de DEG en la historia del FMI y un impulso de estímulo a la economía mundial en medio de una crisis sin precedentes. La asignación de DEG beneficiará a todos los países miembros, abordará la necesidad de reservas. A escala mundial y en el largo plazo, generará confianza y promoverá la resiliencia y estabilidad de la economía global. En particular, ayudará a los países miembros más vulnerables que están luchando contra los estragos de la crisis causada por Covid-19”, dijo la búlgara Georgieva.

Agregó que la organización seguirá analizando las opciones más viables “que permitan la canalización voluntaria de DEG desde los países miembros más ricos hacia los más pobres y vulnerables”, para apoyar su recuperación económica y, además, para lograr “resiliencia y crecimiento sostenible”.

La creación de activos de reserva, conocidos como derechos especiales de giro (DEG), es la primera desde los 250.000 millones de dólares que se vemitió justo después de la crisis financiera mundial de 2009. El FMI define los DEG como “un activo de reserva internacional que puede complementar los activos de reserva de los países miembros que participan en el Departamento de DEG”. Según las regulaciones del FMI, “una asignación general de DEG debe centrarse en satisfacer la necesidad global a largo plazo de complementar los activos de reserva y requiere la aprobación de la Junta de Gobernadores con una mayoría del 85% del voto total. Una vez acordada, la asignación se distribuye a los países miembros en proporción a su participación relativa en el FMI. Los miembros del FMI también pueden realizar intercambios voluntarios de DEG por monedas entre ellos”.

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, dijo que las nuevas asignaciones de DEG eran el resultado de un reclamo de un grupo de países, entre ellos Argentina, que habían planteado la necesidad de tal asistencia. La iniciativa había caído en oídos sordos durante 2020, pero las cosas cambiaron una vez que Joseph Biden reemplazó a Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.

Según se informó, la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner es partidaria de utilizar los nuevos fondos para hacer frente a los préstamos tomados precisamente con el FMI durante el mandato del ex presidente Mauricio Macri (2015-2019) en lugar de inyectar ese dinero para impulsar nuevos desarrollos económicos.