MercoPress, in English

Miércoles, 22 de setiembre de 2021 - 08:21 UTC

 

 

Huelgas portuarias obstaculizan exportaciones argentinas de cereales

Sábado, 31 de julio de 2021 - 09:12 UTC
Puertos como Bahía Blanca podrían ser una alternativa, pero los conflictos laborales complican la situación Puertos como Bahía Blanca podrían ser una alternativa, pero los conflictos laborales complican la situación

Con la mayoría de los puertos argentinos a lo largo del río Paraná inactivos debido a la histórica bajante, Quequén, Necochea y Bahía Blanca en la costa atlántica se habrían convertido en una salida alternativa para las exportaciones agroalimentarias si no hubiera sido por las huelgas sindicales.

 Trabajadores portuarios y camioneros autoconvocados paralizaron este viernes las operaciones en las tres salidas al comercio marítimo ubicadas en la provincia de Buenos Aires, que empezaron a canalizar más carga de lo habitual.

La Federación de Estibadores Portuarios Argentinos (FEPA), resolvió el viernes y sábado un paro de 48 horas, bloqueando tanto la carga de buques como en algunas terminales la recepción y descarga de camiones.

El líder de la FEPA, Osvaldo Osores, anunció más tarde que el sindicato había levantado la medida luego de que el Ministerio de Trabajo acordara sostener conversaciones el próximo martes.

Sin embargo, los puertos aún no están operativos debido a bloqueos de un grupo de “Camioneros Autoconvocados”, lo que significa que no cuentan con una representación sindical formal y un liderazgo definido con quien las autoridades puedan negociar.

Además, el Sindicato Único de Puertos Argentinos (SUPA) inició un paro en Bahía Blanca “al menos hasta el lunes”. Los analistas aún se mostraban escépticos el viernes de que la situación realmente mejoraría el lunes.

Los tres puertos marítimos canalizaban todas las exportaciones de maíz, trigo y soja que normalmente se envían a través de Rosario en la costa del río Paraná. Los otros puertos argentinos de la costa atlántica no están equipados para manejar exportaciones de granos.

Según datos del puerto de Bahía Blanca, en las últimas semanas se había registrado un aumento del 46% en la entrada de camiones respecto al mismo período del año pasado. Y en las terminales de Necochea, según un informe de “Williams Deliveries” citado por la publicación especializada Agrofy, el incremento superó el 100 por ciento.

La Bolsa de Cereales de Bahía Blanca señaló que en las últimas dos semanas se habían embarcado 523.000 toneladas de maíz por el puerto de esa localidad y que se habían anunciado 583.000 toneladas para las próximas 2 semanas.

La bajada del río Paraná retrasó las operaciones de envío y aumentó los costos de flete, lo que obligó a los barcos a partir desde puertos como Rosario con menos carga en el mejor de los casos, o a buscar directamente otros puertos donde las cargas llegan en camión.

En este escenario, los puertos del sur de Buenos Aires, y en especial el de Bahía Blanca, cobraron importancia: entre el 3 de mayo y el 18 de julio, las cargas promedio por barco pasaron de 21.500 a 26.300 toneladas, con picos de 29.000, un aumento del 22,5%, lo que resultó en un incremento de 300,300 toneladas respecto al promedio histórico y fue clave para la producción de cereales, especialmente maíz.

Esta época del año suele ser la temporada alta para el puerto de Bahía Blanca, ahora mejorada con la carga adicional de mercancías.

En soja también hubo un aumento de 23.000 a 24.400 toneladas promedio por barco. En el caso del trigo, la bajante del Paraná ha tenido poco impacto porque la mayor parte de su producción suele operar a través de Bahía Blanca directamente a Brasil.