MercoPress, in English

Viernes, 30 de julio de 2021 - 11:37 UTC

 

 

Manifestantes vuelven a las calles de Colombia en el Día de la Independencia para impulsar reformas

Miércoles, 21 de julio de 2021 - 09:37 UTC
“Los obstáculos solo afirman la ambición de los agitadores que quieren beneficiarse del caos”, dijo Duque al inaugurar la nueva legislatura. “Los obstáculos solo afirman la ambición de los agitadores que quieren beneficiarse del caos”, dijo Duque al inaugurar la nueva legislatura.

Manifestantes colombianos tomaron el martes nuevamente las calles de las principales ciudades del país como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena y Manizales para intensificar sus demandas contra el Gobierno de Iván Duque durante el feriado del Día de la Independencia.

Las nuevas protestas tuvieron como sustento el apoyo a 10 iniciativas presentadas por el Comité Nacional de Huelga (CNP) al Congreso Nacional al comienzo de la nueva legislatura.

Entre las propuestas estaban una renta básica de siete meses para diez millones de personas con salario mínimo, matrícula cero para jóvenes universitarios en instituciones públicas, apoyo a la nómina de trabajadores en pequeñas y medianas empresas, una reforma policial, garantías para realizar protestas pacíficas de acuerdo con los estándares internacionales, una nueva política de juventud, una mejora del sistema de salud del país, un apoyo a la producción agrícola y acciones contra la violencia de género.

Desde el 28 de abril, Colombia ha sido presa de bloqueos, vandalismo, abuso policial y civiles involucrados en tiroteos.

El gobierno de Duque se ha comprometido a proteger el derecho a la protesta pacífica, pero al mismo tiempo anunció que ningún acto de violencia sería aceptable. De hecho, el mandatario repitió su discurso contra el “caos” este martes cuando miles de colombianos regresaron a las calles luego de una pausa de 35 días.

En su discurso del martes en la ceremonia de apertura de la legislatura, Duque advirtió que “en un país de anarquía, caos y odio solo prosperan la violencia y el dolor”.

En todo caso, el CNP desafió al Ejecutivo en dos niveles, primero al ignorar las advertencias sobre los riesgos de vandalismo y acciones violentas por parte de grupos criminales, y segundo al desconocer el llamado a no salir para evitar la propagación del Covid-19.

El CNP ha vuelto así a las calles para medir cuánto quedaba de ese movimiento impactante que se apoderó del país entre el 28 de abril y el 15 de junio, con la excusa de presentar al Congreso los 10 proyectos de ley que resumen sus demandas.

Las manifestaciones se desarrollaron sin incidentes hasta bien entrada la tarde, excepto en Medellín, donde el infame Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) hizo honor a sus antecedentes frente a un grupo de manifestantes. En algunas ciudades, las protestas fueron en forma de conciertos musicales, encuentros culturales, o pequeños cortes de carreteras, mientras que el Gobierno nacional desplegó una fuerza policial de 6.000 efectivos con 2.700 refuerzos del Ejército, todo a la vista de observadores de varias organizaciones de derechos humanos.

La Procuraduría General de la Nación, además, hizo un llamado muy temprano a los alcaldes y gobernadores de los departamentos (provincias) a respetar los derechos ciudadanos durante las movilizaciones.

Las iniciativas presentadas a la legislatura por el CNP fueron el resultado de un trabajo de unos 40 días con representantes y senadores, académicos de unas 15 universidades y líderes sociales, sindicales y políticos.

El CNP presentó los proyectos como “un ambicioso programa social de emergencia, que se financiará mediante convenio”. La organización expresó su esperanza de que “los congresistas de todos los partidos políticos estén dispuestos a dar prioridad a estos temas, que permitan un debate amplio e inclusivo, que no eludan el proceso y sobre todo que escuchen, vean y se conecten con un país que exige cambios”.

Pero Duque no se movió ni un ápice de su postura original: “Los bloqueos no son barricadas, son cortes a la vida. No hacen cumplir ningún derecho, solo afirman la ambición de los agitadores que quieren beneficiarse del caos”, dijo. El presidente también apoyó una nueva reforma tributaria impulsada por su administración, así como un Proyecto de Transformación Integral de la Policía Nacional.

Categorías: Política, América Latina.