MercoPress, in English

Martes, 17 de mayo de 2022 - 07:12 UTC

 

 

Observadores extranjeros cambian de opinión sobre quién debería gobernar Haití hasta las elecciones

Lunes, 19 de julio de 2021 - 09:20 UTC
“Alguien con autoridad tenía que intervenir para tomar el mando,” se justificó Joseph “Alguien con autoridad tenía que intervenir para tomar el mando,” se justificó Joseph

El grupo de potencias extranjeras que supervisan la situación de Haití ha cambiado de opinión sobre quién debería conducir al país a elecciones rápidas para restablecer la normalidad tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse a principios de este mes.

El primer ministro interino Claude Joseph había sido reconocido por las Naciones Unidas, la Unión Europea y los Estados Unidos, entre otras potencias extranjeras, como el hombre a cargo, pero cambiaron de opinión después de verificar que alguien más tenía mejores credenciales.

Los representantes en Haití de las Naciones Unidas, la OEA y la Unión Europea y un grupo de otros seis embajadores, incluido el de Estados Unidos, han expresado ahora su apoyo a Ariel Henry, quien había sido designado primer ministro el 5 de julio, en el último decreto firmado por Moïse dos días antes de su muerte, pero que no había sido juramentado, lo que permitió a Joseph ponerse al frente del gobierno con el apoyo de la Policía y el Ejército.

En un nuevo comunicado, las potencias extranjeras pidieron la formación de un gobierno de consenso e incluso alentaron “enérgicamente” a Henry a continuar “la misión que le fue encomendada para formar dicho gobierno”.

El denominado Core Group está integrado por los embajadores de Estados Unidos, Francia, España, Brasil, Alemania, Canadá, la UE, así como representantes de la ONU y la OEA. Este grupo se estableció inicialmente como un facilitador de la labor de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), desplegada entre 2004 y 2017. Según la visión de los embajadores, Henry debería encargarse de organizar “en el menor tiempo posible tiempo ”elecciones presidenciales y legislativas, que deben ser libres, justas, transparentes y creíbles”.

El titular del Senado, Joseph Lambert, también había sido designado presidente interino por un grupo de sus pares dentro de la Cámara Alta la semana pasada.

En cualquier caso, José todavía parece ser el hombre a cargo. Cuando Martine, la viuda de Moïse, aterrizó el sábado en Puerto Príncipe de regreso de Miami, donde fue trasladada para recibir tratamiento médico por las heridas que sufrió durante el atentado contra el presidente, fue Joseph quien concurrió al aeropuerto para recibirla.

Martine Moïse tiene previsto asistir a los funerales de Estado, que están programados para el próximo viernes en Cap-Haitien, la ciudad más grande del norte del país y cercana a la comuna de Trou-du-Nord, donde nació su marido.

Mientras tanto, en Washington, un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, reveló que los siete ciudadanos colombianos arrestados por las autoridades haitianas en relación con el asesinato de Moïse “habían sido aprobados para una variedad de actividades de capacitación llevadas a cabo tanto en Colombia como en Estados Unidos entre 2001 y 2015” y el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa estaban ahora revisando sus registros para ver si algún otro sospechoso tenía vínculos con los Estados Unidos.

Moïse fue asesinado a tiros en las primeras horas del 7 de julio en su residencia privada en un rico suburbio de Puerto Príncipe.

El jefe de la Policía Nacional de Haití (PNH), Léon Charles, dijo que 18 colombianos han sido arrestados en relación con el asesinato. El presidente de Colombia, Iván Duque, explicó la semana pasada en una entrevista radial que la mayoría de los colombianos detenidos habían sido engañados para que pensaran que iban a prestar servicios de guardaespaldas para el líder haitiano.

Charles también dijo que cinco policías haitianos estaban aislados debido a su presunta participación en el complot de asesinato. Los investigadores están interrogando a todos los agentes de policía que estaban de servicio cuando ocurrió el ataque, dijo. “Tenemos 18 asaltantes detenidos. Tres murieron durante el ataque, y hay cinco haitianos estadounidenses a quienes estamos observando de cerca”, dijo el funcionario.

“Estamos trabajando tanto interna como externamente con la ayuda de nuestros socios internacionales para hacer avanzar la investigación. Hay agentes de la Interpol y del FBI aquí en el terreno para ayudarnos a analizar pruebas que nos ayudarán a rastrear e identificar a los autores intelectuales”, agregó.

Una cuarta alternativa para llenar el vacío dejado por la muerte de Moïse fue la llamada Comisión de la Sociedad Civil de Haití, compuesta por representantes de todos los sectores del pueblo haitiano que querían nombrar un nuevo presidente. “No tenemos prisa. Queremos que el país encuentre la manera de dialogar y acordar soluciones que aborden fundamentalmente las mayores preocupaciones del pueblo haitiano”, dijo la semana pasada Ted Saint Dic, uno de los organizadores de la comisión.

Joseph fue citado el viernes por haber dicho a un medio de noticias en lengua créole que “después de que mataron al presidente, alguien con autoridad tenía que intervenir para tomar el mando. Han pasado nueve días y aquí estamos. Por eso asumí el cargo de primer ministro interino para avanzar junto con los demás ministros del gobierno”.

En referencia a él mismo más Henry y Lambert, Joseph dijo: “tenemos tres líderes más los otros sectores - tenemos que unir nuestras cabezas para encontrar una solución. Eso es lo importante. Hago un llamado a todos los sectores de la sociedad a unirse pararesolver esta crisis política”.

El parlamento de Haití ha estado fuera de sesión desde enero de 2020 cuando expiraron los mandatos de la mayor parte de la legislatura. No se han celebrado elecciones para nuevos miembros debido a las protestas masivas, a la pandemia del coronavirus y a la violencia incontrolada de las pandillas.

Para agregar a la inestabilidad política de Haití, un grupo de partidarios del ex presidente Jean Bertrand Aristide salió a las calles de Puerto Príncipe la semana pasada para darle la bienvenida de regreso después de recibir tratamiento en Cuba por una enfermedad no revelada. Los fanáticos de Aristide agitaron banderas haitianas, banderas blancas, ramas de árboles recién cortadas, letreros caseros y tocaron música tradicional “rara” mientras esperaban para verlo.

Aristide fue el primer presidente electo democráticamente tras la caída del dictador Jean-Claude Duvalier en 1986. Gobernó hasta 1991, cuando fue depuesto en un golpe militar. Después de vivir en el exilio en los Estados Unidos durante tres años, regresó para gobernar Haití entre 1994 y 1996.

Un año después, creó el partido político Fanmi Lavalas (Familia Lavalas). Se postuló para la presidencia como su candidato y ganó en 2000. La constitución de Haití prohíbe a los jefes de estado tener mandatos consecutivos. En julio de 2001, Aristide fue derrocado en otro golpe militar y vivió exiliado en Sudáfrica hasta la primavera de 2011, cuando el entonces presidente Michel Martelly le permitió regresar a Puerto Príncipe. Desde entonces se ha mantenido fuera del centro de atención, pero su partido sigue activo en política.

La muerte del presidente Moïse también abrió el camino para la llegada al país del primer lote de vacunas anticoronavirus. La semana pasada se entregaron medio millón de dosis a través del programa Covax de la ONU. Fue una donación del gobierno de Estados Unidos. Haití era el único país de las Américas sin una sola dosis de la vacuna contra la covid-19.

La administración del presidente de los Estados Unidos Joseph Biden planea donar 500 millones de dosis adicionales a nivel mundial el próximo año y 200 millones para fines de 2021.

Categorías: Política, Internacional.