MercoPress, in English

Viernes, 30 de julio de 2021 - 09:32 UTC

 

 

Nacho Álvarez, director del musical Explota Explota: Raffaella Carrà “es una en Italia, una en España y una en Latinoamérica”

Miércoles, 14 de julio de 2021 - 21:08 UTC
El director uruguayo de un “innovador y refrescante” musical dice que son pocas las películas de este género que logran hablarle directamente al público local. El director uruguayo de un “innovador y refrescante” musical dice que son pocas las películas de este género que logran hablarle directamente al público local.

Por Nicolás Medina (*) – Ni la figura de Raffaella Carrà ni su música necesitan ningún tipo de introducción. Menos en estos días, donde la noticia de su fallecimiento a los 78 años de edad el pasado 5 de Julio ha conmovido a quienes se regocijaron con su música, se inspiraron por su personalidad innovadora y disruptiva o bailaron hasta no poder más.

Pero mucho antes de esta noticia, el cineasta uruguayo Ignacio “Nacho” Álvarez se había encargado de inmortalizar aún más a la esencia, y principalmente a la música de Raffaella en su opera prima como director, el largometraje musical “Explota Explota”.

Ignacio Álvarez, radicado en España desde hace ya unos años, le propuso la idea de hacer un musical basado en la música de Raffaella Carrà a la productora Mariela Besuievsky, también de origen uruguayo y con una amplia filmografía que va desde El Dirigible (Pablo Dotta, 1994) a la ganadora del Oscar El Secreto de sus Ojos (Juan José Campanella, 2009).

Explota Explota, una película dentro del género Jukebox Musical (como Mamma Mia!, de Phyllida Lloyd), nos presenta a María, una joven española que escapa de su boda en Italia a principios de la década de 1970, y quien, apasionada por la idea de bailar, y por los hilos del destino, termina en el set de Las Noches de Rosa, el programa de baile más exitoso de toda España. Pero no todo será facil para María, quien deberá lidiar con un estricto censor de la Televisión Española, cuyo hijo y asistente se convertirá en el nuevo interés amoroso de esta joven apasionada por las letras de Raffaella Carrà.

En entrevista con MercoPress, el director y guionista de la película Nacho Álvarez señaló que el reciente fallecimiento de Raffaella reactivó la promoción de la película que, aunque recién llegará a Uruguay esta semana con la reapertura de las salas de cine, ya había sido estrenada el año pasado, primero en Toronto (TIFF), luego en San Sebastián y llegando incluso a la plataforma Amazon Prime Video en el catálogo europeo.

PREGUNTA: ¿Los personajes de los musicales, saben que están cantando y bailando?

NACHO ÁLVAREZ: No… yo creo que no. Es parte del código. Cuando con Eduardo Navarro y David Esteban Cubero nos pusimos a trabajar en el guion, no sabíamos nada de musicales. Es un mundo aparte. Que tiene sus propias reglas.

Esta claro que el formato, y el código que menciona Álvarez implica grandes desafíos, no solo a nivel de producción (por el gran despliegue que implica un musical adaptado a un registro cinematográfico), sino por la necesidad de contar una historia a través de palabras preexistentes en la banda sonora elegida.

PREGUNTA: ¿Cómo fue el proceso de escritura del guion?

NACHO ÁLVAREZ: Esta película se escribió de una manera muy rara, a distancia. Con Eduardo y David desde Uruguay y yo desde acá en España estudiando el género y sus reglas. Ahí llegábamos por ejemplo a que la primera canción que suena en una obra musical, tiene que hablar del concepto de la obra. Entonces dije, el primer tema musical de Explota tiene que hablar sobre el concepto de la película: Adiós Amigo, que dice “Bailarás todo el tiempo del mundo, bailarás hasta no poder más, nadie ha muerto jamás por bailar”. Y asi nos metíamos en lo complejo de hacer un musical y las otras reglas que tiene: Todas las canciones de un musical tienen que llevar la historia para adelante, no ser repetitivas, sino estas pausando la película durante tres minutos. O el que todas las emociones que son fuertes, se cantan (se ríe). Si estas tan enamorado que no podes decirlo con palabras, se canta. Y ahí empezamos a armar esta película.

Y de un repertorio de decenas y decenas de canciones, el proceso de selección de las que terminaran haciendo el corte al guion y a la película debe ser exhaustivo y cuidadoso. No solo para lograr homenajear, en cierta medida, a su autor original, sino para lograr ser funcionales en el relato. Explota Explota logra esto, e incluso presenta pasajes y momentos que pueden sorprender a quienes piensan estar familiarizados con los éxitos de la italiana. Pero como lo expresa Nacho, lo que hace funcionar la película va más allá de si las canciones que hicieron el corte son de las más o menos conocidas del repertorio de Raffaella, sino su calidad musical y su potencial cinematográfico.

NACHO ÁLVAREZ: Me divertí mucho haciendo esta película. Hay temas en la película que no son conocidos, Sin Ti es un tema que lo descubrí cuando estaba escribiendo el guion y dije, va para la película. Incluso Raffaela cuando le dije que íbamos a usar Sin Ti me dijo “¿Cuál es Sin ti? y cuando se acordó me dice “Pero esa la habré cantado dos o tres veces en mi vida”.

PREGUNTA: Esta es tu Ópera Prima como director, y justamente venís diciendo que el musical tiene una complejidad grandísima y que hay cosas que no tenías ni idea como hacer y que tuviste que ponerte a estudiar e investigar. ¿Qué es lo que te motivó a decidir que tu primera película fuera un musical y no algo en lo que tuvieras más experiencia?

NACHO ÁLVAREZ: Creía que lo iba a poder encarar, había trabajado en mucho en moda y en videoclips, y muchas veces al final son números musicales. Y aparte tenía un equipo técnico excelente, me apoye mucho en personas como Tony Espinosa (el coreógrafo) o Juan Carlos Gómez (el director de fotografía), que tenían muchísima experiencia y que obviamente me ayudaron en el proceso. Yo siento que en ese sentido hay que tirarse a la piscina. También pasa con los actores, yo estaba aterrorizado de que iban a pensar tremendos actores de yo que estaba dirigiendo una opera prima. Pero al final te das cuenta que todos somos humanos, y es cuestión de acercarse, animarse y hablar.

PREGUNTA: Obviamente venís de una familia de cine, con tu viejo (Luciano Álvarez) y con tu hermano (Federico Álvarez), pero ¿Qué es lo que te lleva a vos a meterte en el cine y no en otra cosa?

NACHO ÁLVAREZ: Yo en Uruguay nunca me plantee en hacer cine. Sentí que no era mi lugar, y si hay algo en lo que quizás coincidimos con Fede es en el cine de género, el cine Hollywoodense. Y cuando me vine a España me encontré que lo que yo hacía en Uruguay (Publicidad) era mucho más difícil y sin embargo había un colchón muchísimo más grande para hacer cine y televisión. Fue acá que tuve la suerte de hacer esta película. Y tuve la suerte de dar con una productora como Mariela Besuievsky que confió ciegamente en mi para hacer la película. Tuve la suerte de estar en el lugar justo, en el momento justo y con la idea justa.

La película logra tiene una energía que sale directo de la pantalla y justamente, explota, constantemente en los sentidos y la memoria del espectador. Algo que va muy de la mano no solo de la naturaleza del musical que nos da esa sensación de que todos los acontecimientos pasan y se resuelven más rápido, sino también por una construcción sutil pero compleja en el ritmo de la película, la cual por lo que es el mundo interno de la película, no solo nos narra una historia cinematográficamente, sino que emula el lenguaje televisivo y como si fuera poco se esmera en número musicales ambiciosos.

PREGUNTA: Por la naturaleza de la historia, en la película tuviste que manejarte con tres tipos de lenguajes distintos: el cinematográfico, el televisivo, y el musical. ¿Cómo te manejaste con esos cambios constantes de dispositivo filmico?

NACHO ÁLVAREZ: Esto estuvo heavy. Todo el tiempo era como que teníamos dos planes de rodaje, uno con lo televisivo y otro con lo cinematográfico. Y a veces teníamos que cortar la misma acción entre uno y otro. Y en ese sentido fue muy loco, por que claro, teníamos horas y horas de material de un lenguaje y otro lenguaje.

El guion de la película aparte, se ubica en el lugar justo y en el momento justo para terminar de funcionar. Logrando que los colores, los vestuarios, los decorados, la construcción de sus personajes y la intervención de la música de Raffaella cobre un sentido mucho más profundo que simplemente sonorizar la película, sino que también logra ser un fiel homenaje a lo que esta logró utilizando su música como vehículo, y lo que el personaje de María deberá cumplir para completar su transformación.

PREGUNTA: Es interesante el cómo sitúas la película en un momento clave de la historia española, y justamente la haces explotar ¿Cómo llegas a esto?

NACHO ÁLVAREZ: Durante el proceso de escritura me encontré con la canción Dame la libertad que en una parte dice “Censura las cartas que recibo”. Y sabía que a Raffaella la habían censurado por el Tuca Tuca, porque fue la primera mujer que mostro el ombligo en la televisión italiana. Ahí investigamos sobre la censura en España. Y encontramos que, en los años 70 durante la dictadura de Franco, en Televisión Española, estaban los censores del régimen. Y encontré una tesis que hablaba del censor oficial de la TVE que se llamaba Francisco Ortiz Muñoz, en quien se inspira el personaje de Celedonio, y que había escrito una serie de reglas de lo que se podía hacer y lo que no en la televisión. Una de las reglas era “Prohibido los bailes en los que se no despegan los pies del suelo, por que de esa manera se pierde la cualidad gimnastica para ganar la erótica”. Yo dije, “ya está”, porque la mayoría de las canciones de Raffaella hablan sobre bailar, y nuestra protagonista tiene que bailar sí o sí. Cuando descubrimos que existía ese censor en la TVE dijimos “Ahí hay una película que nunca nadie hizo”

Cada día se estrenan más y más películas y series de televisión de la mano de un publico que esta en constante demanda por nuevos contenidos, formatos e historias. Y aunque quizás el 2021 pueda verse como una pequeña excepción por la amplia cantidad de cintas musicales que se han estrenado o quedan a estrenarse en lo que queda del 2021 (En el Barrio, de Jon M. Chu; el remake de West Side Story de Steven Spielberg; la nueva adaptación de Cenicienta protagonizada por Camila Cabello; o Annette de Léos Carax y protagonizada por Adam Driver y Marion Cotillard; entre otras), es real que la época de oro de las películas musicales se siente cada vez más lejana en el tiempo.

Pero hay algo de innovador y refrescante en Explota Explota que acompaña a la música de Raffaella Carrà, y es justamente que son muy pocos, o quizás nulos, los musicales que logran hablarle directamente al público local.

PREGUNTA: ¿Qué esperas del estreno en Uruguay?

NACHO ÁLVAREZ: Ojalá que le vaya bárbaro. Siento que muchos chistes que hay en la peli, y el humor que tiene es muy latinoamericano. Estando en España estuve estudiando mucho el humor español, que es muy diferente al humor uruguayo o argentino. Y me da intriga de que chistes se van a reír los uruguayos en relación a diferencia de los españoles. Lo mismo pasa con los números musicales, Raffaella es una en Italia, una en España y una en Latinoamérica. Hay temas que en Latinoamérica son super famosos y que en España no y viceversa. Asi que tengo mucha intriga sobre eso también.

Explota Explota se estrena en salas uruguayas este jueves 15 de Julio, y es definitivamente la elección ideal para revivir la experiencia del ver una película en una sala de cine. Agradecimientos a Nacho Álvarez por la buena onda y su disponibilidad, asi como a Álvaro Marchand, gerente de la distribuidora MOVIE FILMS por la gestión.

(*) Nicolás Medina es Crítico Cinematográfico miembro de la Asociación de Críticos de Cine del Uruguay (ACCU.UY). Realizador Audiovisual egresado de la Tecnicatura en Audiovisuales de UTU (Uruguay) y Estudiante de la Lic. en Comunicación Audiovisual de la Universidad ORT (Uruguay). Acreditado por la Escuela de Cine del Uruguay en talleres de Documental Periodístico, Asistencia en Dirección; y Cine y Literatura. Montevideo, Uruguay.