MercoPress, in English

Jueves, 1 de diciembre de 2022 - 13:48 UTC

 

 

Otro colombiano arrestado en relación con el asesinato del presidente de Haití

Lunes, 12 de julio de 2021 - 13:19 UTC
La viuda del presidente dijo que lo mataron “para que no haya transición en el país” La viuda del presidente dijo que lo mataron “para que no haya transición en el país”

La Policía Nacional de Haití (PNH) anunció este domingo el arresto de otro ex militar colombiano en relación con el asesinato del presidente Jovenel Moïse el miércoles pasado.

Gersaín Mendivelso Jaimes se convirtió en el decimoctavo sospechoso de esa nacionalidad actualmente detenido.

“La colaboración de la población es de suma importancia en la localización de estos matones para que la PNH pueda tenerlos bajo su control y remitirlos a un tribunal competente para que responda de sus acciones”, dijo la PNH en un comunicado. También dio a conocer una lista con los 20 nombres de los sospechosos arrestados e identificados hasta el momento, incluidos dos ciudadanos estadounidenses de origen haitiano.

De las 28 personas que formaban parte del grupo comando responsable del asesinato de Moïse, cinco colombianos permanecen prófugos mientras que tres fueron abatidos, según las autoridades.

La Cancillería de Colombia inició negociaciones diplomáticas para la repatriación de los cuerpos de los tres exmilitares muertos, así como para la asistencia a los detenidos.

Los dos haitiano-estadounidenses han testificado que el objetivo no era matar, sino arrestar a Moïse, además de confirmar que tenían copia de una orden de captura, aunque no recordaban quién la había emitido. “La misión era arrestar al presidente y llevarlo al palacio presidencial”, habría declarado uno de ellos, insistiendo en que los dos estaban allí como traductores y que no estaban involucrados en el asesinato.

El ataque se preparó durante un mes en comidas y reuniones en una casa de Puerto Príncipe donde se alojaban los mercenarios, según fuentes citadas por el diario Miami Herald.

La PNH también anunció que los responsables de la seguridad de Moïse tienen prohibido salir del país, deben presentarse diariamente en la sede de la Inspección General, y anunció que varios oficiales serán entrevistados por la Fiscalía en los próximos días.

El comisionado Dimitri Hérard, había realizado viajes a Sudamérica, incluyendo países como Colombia o Ecuador, según medios haitianos. Hérard, miembro de la Unidad General de Seguridad del Palacio Nacional (Usgpn), está siendo investigado por las autoridades estadounidenses por tráfico de armas, agregó el centro de estudios estadounidense Centro de Investigaciones Económicas y Políticas (CEPR).

La situación en Haití se complicó aún más, luego de que un Senado diezmado, que tiene solo 10 de sus 30 miembros con mandato vigente, eligió a Joseph Lambert como presidente interino, mientras que el primer ministro en funciones, Claude Joseph, y su sucesor designados por Moïse apenas dos días antes del asesinato, Ariel Henry, también compiten por el control.

Moïse fue asesinado en su residencia de Puerto Príncipe el miércoles pasado y menos de 24 horas después del hecho, el gobierno anunció que había arrestado a los dos primeros sospechosos y había matado a otros cuatro.

Mientras tanto, en Miami, un destacado médico de Florida de ascendencia haitiana fue vinculado al asesinato de Moïse. Se sospecha que el doctor Christian Emmanuel Sanon, que ha vivido en Estados Unidos de forma intermitente durante más de 20 años, es uno de los líderes detrás del escuadrón de la muerte, según el Miami Herald.

Sanon es la tercera persona de ascendencia haitiana vinculada a Florida en ser capturada, dijo el Herald. Dos de ellos, James Solages, de 35 años, y Joseph Vincent, de 55, dijeron a las autoridades durante el interrogatorio que el asesinato era parte de un complot para instalar a Sanon como presidente.

Pero aclararon que el plan no era matar a Moise, sino entregarle una orden de arresto de 2019 y llevarlo al palacio presidencial, donde Sanon ocuparía su lugar. En una entrevista el sábado, el jefe de la PNH, Léon Charles, le había dicho al Herald que el complot incluía a “dos haitiano-estadounidenses y un médico de alto perfil allí”, pero no identificó a Sanon por su nombre.

“Yo diría que el (médico) haitiano reclutó” a los hombres, quienes a su vez contrataron a un grupo de colombianos para las operaciones,“ dice el informe periodístico.

Según el Herald, Sanon ha tenido más de una docena de negocios registrados en Florida a lo largo de los años, incluidos empresas de servicios médicos, energía y bienes raíces, aunque la mayoría ahora figura como inactiva.

Sanon se identifica a sí mismo como médico, aunque el medio no pudo ubicar una lista de licencia médica para él en Florida. Los registros muestran que se declaró en bancarrota en 2013 en Tampa y perdió una casa en Brandon debido a una ejecución hipotecaria con una deuda por un total de más de 400.000 dólares.

”Estoy viva, gracias a Dios“, dijo la Primera Dama Martine Moïse en una grabación de 2 minutos que se publicó en Twitter y se reprodujo en estaciones de radio de todo Haití. ”Pero yo amo a mi esposo Jovenel. Luchamos juntos por más de 25 años. Durante todos estos años, el amor irradiaba dentro del hogar. Pero de repente, los mercenarios vinieron y dispararon a mi esposo“.

Moïse, quien actualmente está siendo tratada en un hospital de Miami por las heridas que sufrió durante el ataque, también dijo que ”usted sabe contra quién estaba luchando el presidente“.

”Enviaron mercenarios para matar al presidente en su casa con su familia por [el tema de] las carreteras, el agua, la luz y el referéndum, así como las elecciones de fin de año para que no haya transición en el país ”, dijo la Primera Dama.