MercoPress, in English

Miércoles, 1 de diciembre de 2021 - 18:16 UTC

 

 

Documento prueba que expresidente argentino Macri estuvo detrás del derrocamiento de Evo Morales en Bolivia

Viernes, 9 de julio de 2021 - 07:59 UTC
“Hoy estamos indignados mostrando el documento”, dijo Mayta. “Hoy estamos indignados mostrando el documento”, dijo Mayta.

El Gobierno de Bolivia dio a conocer este jueves documentación que demostraría que Argentina estaba detrás de la revuelta que terminó con la salida del expresidente Evo Morales.

El canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, explicó que el gobierno argentino del entonces Presidente Mauricio Macri (2015-2019) entregó armas y municiones a militares para derrocar a Morales en noviembre de 2019 y reprimir las protestas posteriores.

Mayta presentó una carta enviada por el jefe de la Fuerza Aérea de Bolivia al momento del golpe, Brigadier Jorge Gonzalo Terceros Lara, al Embajador argentino Normando Alvarez García, confirmando la recepción de municiones y diferentes tipos de armas enviadas por Argentina para reforzar a los militares y agradeciendo al gobierno de Macri por eso.

“Destacamos que la Argentina de Macri entregó a las fuerzas militares, que reprimieron la protesta social en noviembre de 2019, munición letal”, dijo Mayta en conferencia de prensa en La Paz.

La nota -fechada el 13 de noviembre de 2019- detalla el envío desde Buenos Aires de “40.000 cartuchos y diversos tipos de gases lacrimógenos”. Varios civiles perdieron la vida en masacres posteriores a la recepción de esas armas durante el gobierno interino de Jeanine Añez.

“Hoy estamos indignados porque la conducta de un gobierno extranjero colaboró para llevar a cabo graves violaciones a los derechos humanos. Vamos a pasar esta información a las autoridades que están llevando a cabo la investigación. Consideramos esta situación extremadamente grave y absolutamente inaceptable”, dijo Mayta.

“Es un aporte para cometer graves violaciones a los derechos humanos y violar la soberanía y dignidad nacional. El gobierno de Macri entregó equipos y material para que la protesta social pueda ser reprimida para consolidar el gobierno que rompió el orden constitucional”, agregó.

El actual presidente argentino, Alberto Fernández, quien otorgó asilo político a Morales luego de asumir el cargo en diciembre de 2019, envió este jueves las disculpas del país a su colega boliviano Luis Arce Catacora. “Se constató que desde nuestro país se envió un cargamento de material que no puede interpretarse sino como un refuerzo de la capacidad de acción de las fuerzas sediciosas contra la población boliviana en esos días”, dijo Fernández.

La ministra de Seguridad de Argentina, Sabina Frederic, ordenó a las cuatro Fuerzas de Seguridad Federales que investigaran el asunto.

Áñez se encuentra detenida y bajo investigación por las 11 personas muertas y 120 heridas cuando Morales dejó el cargo.

Mientras tanto, Macri está en Europa y considera una estadía prolongada allí después de confirmar que no se postularía para el Congreso en las elecciones de este año. Su propio partido Juntos por el Cambio (JxC) parece haber encontrado mejores candidatos. “Tengo que irme del país”, dijo el jueves en Madrid durante una comparecencia junto al líder del Partido Popular español, Pablo Casado.

Macri también sugirió que en Argentina no hay democracia plena ni libertad total. “Los golpes de Estado ya no existen como los conocíamos, con tanques en las calles. Hoy un personaje entra al sistema y desde dentro del sistema empieza a dinamitar todos los días”, dijo. “Un poco menos de libertad de prensa aquí, un juez presionado allá y cuando te das cuenta has llegado a un punto sin retorno”, advirtió.

El expresidente también llamó la atención sobre el creciente número de argentinos que están emigrando “porque sienten que este modelo de abuso, sin reglas, pone a sus hijos en riesgo de futuro”.

La situación personal de Macri en Argentina también se agrava a cada minuto. A principios de esta semana, la jueza Marta Cirulli declaró la quiebra de Correo Argentino, una de las empresas que él y su familia solían poseer y ahora Socma, la empresa insignia de la familia, parece ser la siguiente para entrar en default.