MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 14:03 UTC

 

 

Asesor de Castillo dice que “no habrá expropiaciones, ni nacionalizaciones, ni controles de precios” en Perú

Viernes, 18 de junio de 2021 - 10:55 UTC
Copiar los modelos de Cuba y Venezuela “no tiene ningún sentido” según el probable futuro ministro de Economía de Castillo. Copiar los modelos de Cuba y Venezuela “no tiene ningún sentido” según el probable futuro ministro de Economía de Castillo.

Pedro Francke, profesor de economía y asesor del aspirante a la presidencia Pedro Castillo, ha anunciado que “no habrá expropiaciones, ni nacionalizaciones ni controles de precios” en Perú, informó el diario madrileño El País.

El izquierdista Castillo superó a la candidata conservadora Keiko Fujimori por 44.000 votos en la segunda vuelta presidencial del 6 de junio, pero aún no puede ser declarado ganador debido a que ambos contendientes han peticionado la anulación de algunas mesas de votación y las autoridades electorales deben emitir un juicio sobre estas presentaciones. Dada la exigua diferencia de votos, técnicamente puede pasar cualquier cosa.

Sin embargo, la perspectiva de un presidente con la misma mentalidad que el ex gobernante venezolano Hugo Chávez ha llevado a las familias y empresas más ricas de Perú a tomar precauciones y trasladar sus activos y liquidez a otra parte. Pero Francke dijo que no había de qué preocuparse.

“No habrá nacionalizaciones, ni expropiaciones, ni controles de precios. Nos hemos puesto un poco más a favor del mercado”.

También se informó que desde la llegada de Francke al equipo de campaña de Castillo, el líder rural ha suavizado muchas de sus propuestas iniciales.

Francke ha sido un funcionario de alto rango durante los mandatos de los ex presidentes Alejandro Toledo y Ollanta Humala. Su visión económica se puede resumir en una cita publicada por El País: “De las experiencias latinoamericanas, la que más me gusta es la uruguaya”.

Durante su campaña, Castillo recorrió el país con un discurso contra la inversión extranjera y a favor del proteccionismo donde, por ejemplo, los mineros tendrían los días contados. Una postura tan dura llevó a la comunidad empresarial a apoyar masivamente a Fujimori, incluso a quienes vieron en Keiko un mal menor.

Francke cree que Castillo era alguien en busca de atención: “Dijo todo eso cuando no tenía una candidatura muy fuerte”. Pero la verdad es que el maestro de escuela rural está a las puertas del Palacio de Gobierno, a bordo del partido Perú Libre, que se declara marxista-leninista.

Francke recordó que bajo la presidencia de Humala se planteó una revisión de contratos transnacionales o hipotéticas nacionalizaciones, pero fue rechazada por la comunidad empresarial.

Pero ahora “la diferencia es que el precio del cobre, nuestra principal exportación, es muy alto y los analistas internacionales dicen que esto lleva un tiempo. No es una cosa del año, hay razones como el crecimiento de China, la política del [presidente estadounidense] Joe Biden y un fuerte cambio tecnológico debido a la alta demanda de cobre para electricidad. Calculo que las empresas, solo en cobre, tienen un ingreso adicional de US $ 9 mil millones ”.

En su primer debate con otros candidatos, Castillo comenzó asegurando que propondría la redacción de una nueva Constitución. Eso implica un largo proceso para lograr una mayoría en el Congreso - improbable - para convocar un referéndum y convocar una Asamblea Constituyente. ¿Qué quiere decir exactamente cuando dice que el gobierno debería tener mayor poder sobre la economía? “La Constitución actual”, explica Francke, “tiene unos candados que dificultan la toma de algunas medidas. Dice que la inversión extranjera tiene los mismos derechos que la inversión nacional. Ninguna constitución en el continente americano tiene un artículo así”, afirmó.

“Así es. Si gana la izquierda, puede aplicar políticas de izquierda. Con algunos límites, claro. Como, por ejemplo, la autonomía del Banco Central. Sí, eso se debe mantener porque es el equilibrio de poderes, pero también porque es la gestión global de las instituciones de la economía. Pero con estas otras cosas, no entiendo por qué es positivo que una Constitución te diga que la inversión extranjera tiene que ser igual a la inversión nacional”, dijo Francke.

El dólar alcanzó su máximo histórico en Perú después de la victoria numérica de Castillo. Ahora parece haberse estabilizado. La visibilidad de Francke ha sido clave para ello. El economista asegura que el salario mínimo no se verá afectado por los malos tiempos económicos que atraviesan las empresas con la pandemia. El sistema privado de pensiones no se eliminará, como había insinuado Castillo, lo que hizo temer a algunos trabajadores por el futuro de sus ahorros. Sin embargo, intentará reformar el sistema de pensiones porque considera que el actual es ineficiente.

Francke no descarta aplicar aranceles a determinados productos como la papa. Pero ”debería haber un límite razonable. No volveríamos a la década de 1970, cuando el arancel era del 70%, por los tratados internacionales que tenemos y porque no es conveniente (...). Pero importamos 30.000 toneladas de papas congeladas, Perú con poco esfuerzo podría producirlas” localmente.

Francke también abordó el tema de los peajes y la corrupción. Dijo que le disgustaba el hecho de que siempre que “paso por uno y sé que el 25% de lo que pago es para Odebrecht (una constructora brasileña que sobornó a decenas de funcionarios para ganar concesiones de obras públicas) la verdad es que sí me enfado”.

El profesor Francke es un candidato probable para convertirse en ministro de Finanzas en caso de que Castillo finalmente asuma la presidencia.

Castillo ha sido acusado a menudo de intentar iniciar el mismo camino de nacionalización que emprendieron Cuba y Venezuela pero Francke dijo que eso en Perú “no tiene ningún sentido”.

Francke también señaló que Perú era uno de los pocos países con una gran población que vive en áreas de 3.500 metros sobre el nivel del mar. Agregó que eso se da sólo en Bolivia, Etiopía y China “... y creo que Nepal”. Manifestó que “algunos empresarios me dicen que llevar su madera a Lima les cuesta más que llevarla de Lima a Tailandia”.