MercoPress, in English

Miércoles, 28 de julio de 2021 - 07:11 UTC

 

 

Rusia invita a Argentina a planta de energía nuclear en alta mar similar a la planeada en el Atlántico Sur

Martes, 15 de junio de 2021 - 10:00 UTC
Antúnez es alguien que los rusos conocen bien Antúnez es alguien que los rusos conocen bien

Las intenciones de Rusia de instalar plantas de energía nuclear en Argentina dieron un nuevo paso el lunes cuando la agencia Rosatom invitó a funcionarios argentinos a visitar su planta flotante en Siberia.

El subdirector de Rosatom, Kirill Komarov, envió una carta a José Luis Antúnez, director general de Nucleoeléctrica Argentina, la agencia estatal a cargo de las plantas locales Atucha I, II y Embalse, para ver la central nuclear flotante frente al puerto de Pevek, en las costas árticas.

Aún se desconoce si Antúnez aceptará la invitación y, si lo hace, resta saber la fecha del viaje. Fuentes rusas insistieron en que esperaban que ocurriera en los próximos meses.

Argentina y Rusia han firmado diferentes macro acuerdos en este sentido desde 2008, que el gobierno de Vladimir Putin reflotó durante las negociaciones para la compra y posterior producción local de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V.

A principios de este año, el embajador de Rusia, Dmitry Feoktistov, explicó que su país había propuesto al ministro de Economía, Martín Guzmán, avanzar en la construcción de dos centrales nucleares, una en la Argentina continental y otra en alta mar, de las cuales solo hay una en todo el mundo, la que Antúnez fue invitado a visitar.

La “Akadémik Lomonósov” cuenta con dos reactores KLT-40S de 35 megavatios cada uno, con capacidad para suministrar electricidad a una población de casi 100.000 habitantes. Según el proyecto conjunto, Argentina suministraría la estructura marítima mientras que Rusia estaría a cargo de los reactores nucleares.

Las autoridades uruguayas ya expresaron su preocupación y solicitaron un informe sobre la posible construcción de la central nuclear.

Antúnez es bien conocido por Rosatom por su participación mutua en el desarrollo de Atucha II entre 2005 y 2015. También fue bastante instrumental en la promoción de la relación energética con China, que busca expandir las fronteras nucleares y cuyos principales objetivos incluyen reanudar la construcción de el Reactor CAREM de baja potencia y el relanzamiento de la construcción de una planta de agua pesada en Neuquén.