MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 20:55 UTC

 

 

El Parlamento Europeo aprueba el Pasaporte Verde para los viajeros sin covid-19

Jueves, 10 de junio de 2021 - 09:20 UTC
Los pasaportes de vacunas también son buenos para conciertos, eventos deportivos y otras situaciones cotidianas. Los pasaportes de vacunas también son buenos para conciertos, eventos deportivos y otras situaciones cotidianas.

El Parlamento Europeo (PE) aprobó este miércoles el uso de un certificado digital que acredite el estado frente al covid-19 de una persona, que permitirá a los viajeros comprobar si han sido vacunados, superaron la enfermedad u obtuvieron un PCR negativo.

Se espera que la medida impulse la movilidad de los europeos para la próxima temporada de verano.

La moción, que reunió 546 votos a favor, 93 en contra y 51 abstenciones, representa un nuevo paso en el proceso legislativo para que este documento entre en vigencia el 1 de julio, aunque varios países ya lo están utilizando.

Según la nueva legislación, los Estados miembros se han comprometido a no imponer restricciones adicionales a los titulares de certificados. Pero los gobiernos continúan, sin embargo, reservándose la opción de aplicar estas medidas -como cuarentenas o PCR a la llegada- en caso de que la situación sanitaria empeore, aunque deberán asegurarse de que sean restricciones proporcionadas e informadas con suficiente antelación a las instituciones europeas y a los ciudadanos sobre su alcance, duración y justificación.

El certificado no será equivalente a un pasaporte, ya que será posible viajar sin él por Europa, pero facilitará la entrada a otros países y permitirá beneficiarse de las exenciones de cuarentenas, pruebas a la llegada u otras medidas, que muchos países están ya comenzando a implementar.

El Pase Verde estará disponible en formato físico o digital y será completamente gratuito. A falta de algunos procedimientos legales a nivel comunitario, una serie de países europeos han comenzado a entregar y validar los primeros certificados; España ha sido una de las que se ha adelantado a la fecha oficial de entrada en vigor el 1 de julio y comenzó a emitirlas el 7 de junio.

Muchos países también están ajustando sus requisitos de entrada a la normativa y en las próximas semanas relajarán las restricciones que han estado imponiendo a los ciudadanos de otros Estados miembros que puedan demostrar que han sido vacunados, dieron negativo en un PCR reciente o superaron la enfermedad.

Se espera que el nuevo documento, que ya ha sido emitido por Alemania, Bulgaria, Croacia, Dinamarca, España, Grecia, Lituania, Polonia y la República Checa, facilite los viajes.

El nuevo documento de viaje permitirá a las personas viajar entre los 27 países del bloque europeo sin tener que estar en cuarentena o realizar pruebas adicionales de Covid-19.

El certificado incluye tres documentos: uno que da fe de que el portador ha sido completamente vacunado contra Covid-19, otro que la persona dio negativo y otro que indica que la persona ya ha contraído la enfermedad.

Los documentos se emitirán de forma gratuita, en formato digital o en papel, y deberán evitar la imposición de cuarentenas en los países de destino.

Actualmente, cada país tiene sus propias reglas. “Es la respuesta europea para acabar con el mosaico de diferentes reglas”, dijo la legisladora centrista francesa Nathalie Colin-Oesterlé.

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, animó a los países del bloque a adoptar el certificado de forma inmediata, para evitar problemas burocráticos a principios del verano (que empieza a finales de mes en el hemisferio norte).

Según Reynders, “más de un millón de ciudadanos ya han recibido certificados, y muchos más lo harán en las próximas semanas y meses”.

El proyecto se centra en el retorno a la libre circulación de personas dentro del bloque europeo, pero los 27 estados miembros pueden utilizar los certificados para otros fines, como festivales, conciertos y / o eventos deportivos.

A pesar del amplio voto favorable, los eurodiputados expresaron reservas al proyecto de ley. Entre las críticas se encuentran la protección de los datos personales y la posible discriminación, ya que no hay garantía de pruebas gratuitas.