MercoPress, in English

Miércoles, 28 de julio de 2021 - 08:26 UTC

 

 

El CNP seguirá protestando porque el diálogo con el gobierno colombiano no arroja avances

Lunes, 7 de junio de 2021 - 09:27 UTC
El CNP alega que el gobierno colombiano está en contra de atender las diversas demandas y prefiere sofocarlas mediante el uso de la fuerza. El CNP alega que el gobierno colombiano está en contra de atender las diversas demandas y prefiere sofocarlas mediante el uso de la fuerza.

El Comité Nacional de Paro (CNP) de Colombia decidió este domingo seguir adelante con marchas y manifestaciones, dado que el diálogo con la administración del presidente Iván Duque era inexistente.

 Para el lunes están previstas movilizaciones que agrupen a sindicatos y organizaciones estudiantiles, ante la negativa del gobierno nacional de firmar un preacuerdo que garantice las libertades básicas de expresión y protesta, por lo que el CNP se retiró de todas las negociaciones y anunció a través de un comunicado que no había interés en la otra parte de llegar a una solución.

Después de ocho días de conversaciones, el Gobierno dijo que llevaría el tema a consulta interministerial y volvió a la mesa de negociaciones con las manos vacías. El Comité Nacional del CNP aún está a la espera de que el Gobierno acepte el preacuerdo del 24 de mayo y derogue el Decreto 575 que autoriza la asistencia militar para la gestión de la protesta social, sostiene el comunicado, que agrega que la administración Duque estaba demorando el documento de emergencia porque firmarlo implicaría dar respuesta a solicitudes que conllevan obligaciones sociales en beneficio de millones de colombianos, que las autoridades no quieren atender.

El CNP insistió en que el Gobierno estaba más interesado en hacer uso de la fuerza que en ocuparse de las diversas demandas de la juventud, de las comunidades indígenas, los camioneros y el propio CNP, a pesar de los 77 muertos, los 1.246 heridos, los 2.808 detenidos y las 106 mujeres víctimas de violencia sexual, además de decenas de jóvenes con lesiones en los ojos, según las ONG que monitorean la crisis colombiana.

El 28 de abril se inició un paro nacional contra una reforma tributaria impulsada por el gobierno de Duque que aumentaba los impuestos sobre bienes y servicios y creó nuevos gravámenes. Las protestas de ese día continuaron y desembocaron en un estallido social, considerado el más grande, fuerte y sostenido en el tiempo de los últimos 70 años.

“Esta actitud del gobierno nos lleva a suspender la negociación y evaluar la continuidad de las conversaciones (...). Como parte de ese proceso, entregaremos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, el acuerdo preliminar del 24 de mayo sobre los mínimos para garantizar el ejercicio de la protesta social pacífica”, dice el comunicado del CNP.

El Gobierno ha insistido en que antes de continuar con las conversaciones deben levantarse todos los bloqueos a las carreteras como condición para el diálogo.

Categorías: Política, América Latina.