MercoPress, in English

Jueves, 6 de octubre de 2022 - 17:59 UTC

 

 

La UE contraataca a Bielorrusia por el secuestro de un vuelo de Ryanair

Martes, 25 de mayo de 2021 - 09:10 UTC
A la aerolínea de bandera de Bielorrusia, Belavia, se le ha prohibido operar en los aeropuertos de la UE. A la aerolínea de bandera de Bielorrusia, Belavia, se le ha prohibido operar en los aeropuertos de la UE.

La Unión Europea parece decidida a no dejar pasar el incidente del domingo en el aeropuerto de Minsk y está presionando para que se impongan duras sanciones contra el régimen del líder bielorruso Aleksander Lukashenko, comenzando con la prohibición de que todos los aviones de esa bandera vuelen por los cielos de la UE.

Los líderes de la UE celebraron este lunes una cumbre de emergencia para prohibir que los aviones bielorrusos operen en los aeropuertos de la UE y sobrevuelen los cielos de la UE, además de aconsejar a todas las aerolíneas europeas que suspendan los vuelos a través del espacio aéreo de ese país. Pero esta decisión aún necesita ulterior aprobación para entrar en vigencia.

La cumbre “pide a todas las aerolíneas con base en la UE que eviten el sobrevuelo de Bielorrusia; pide al Consejo que adopte las medidas necesarias para prohibir el sobrevuelo del espacio aéreo de la UE por parte de las aerolíneas bielorrusas y evitar el acceso a los aeropuertos de la UE de vuelos operados por tales aerolíneas”, según la declaración.

El vuelo FR4978 de Ryanair entre Atenas y Vilna, la capital de Lituania, se desvió a Minsk mientras se encontraba en el espacio aéreo bielorruso, por lo que el disidente de ese país Roman Protasevich, de 26 años, periodista y exdirector del canal independiente Nexta, que se encontraba entre los pasajeros, pudo ser arrestado. El vuelo de Ryanair finalmente aterrizó en Lituania con cinco pasajeros menos.

Escoltado por un avión de combate bielorruso, el Boeing 737 de Ryanair aterrizó en Minsk, donde fue detenido Protasevich, que vivía entre dos estados de la Unión Europea, Polonia y Lituania, junto con su pareja, Sofia Sapega.

El incidente provocó duras críticas de la mayoría de los gobiernos occidentales, es decir, toda la UE más Estados Unidos, entre otros. El director de Ryanair, Michael O'Leary, incluso lo llamó “secuestro estatal”.

Por lo tanto, la UE está presionando para que se prohíba a las aerolíneas bielorrusas sobrevolar el espacio europeo, mientras que la mayoría de las empresas europeas ya han anunciado que actuarían en consecuencia.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también anunció la congelación de tres mil millones de euros en inversiones y ayuda, y se están considerando nuevas sanciones porque fue un “secuestro muy inaceptable de un avión de Ryanair por parte de las autoridades bielorrusas, y Lukashenko y su régimen deben entender que habrá graves consecuencias”.

La UE también ha exigido la liberación inmediata de Protasevich y su novia y pidió una investigación urgente por parte de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) sobre el incidente “inaceptable y sin precedentes”.

Las Naciones Unidas también han pedido una investigación independiente. Sus embajadores se reunirán pronto y varios países convocaron a embajadores bielorrusos en protesta.

“Todas las explicaciones invocadas por Bielorrusia son totalmente inverosímiles”, dijo la canciller alemana, Angela Merkel. Polonia denunció “un acto de terrorismo de estado” y Francia pidió una “respuesta fuerte y unida”.

Minsk afirmó que actuó siguiendo “normas internacionales” e incluso invitó a la ”Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), la Agencia Europea para la Seguridad Aérea y las autoridades aeronáuticas interesadas a participar en una investigación imparcial sobre el incidente“, dijo Artyom, Sikorsky, director del Departamento de Aviación de Bielorrusia.

El funcionario señaló que las autoridades del aeropuerto de Minsk habían recibido ”un correo electrónico de Hamas“ amenazando con ”explotar el vuelo“ si Europa no ”cesaba sus operaciones de apoyo a Israel“ en la guerra en Gaza. La presencia a bordo de Protasevich -quien figuraba como terrorista buscado- habría sido entonces solo una coincidencia notable.

Pero, ¿quiénes eran los tres pasajeros que también bajaron en Minsk, como Protasevich y su novia, y no continuaron hasta Vilna cuando se reanudó el vuelo? O'Leary habló abiertamente de ”agentes secretos“ bielorrusos.

El ingeniero aeronáutico Vadim Lukashevich publicó un gráfico, retomado por el sitio independiente Meduza, donde analiza las rutas de aterrizaje normalmente utilizadas para acercarse a Vilna, mostrando que el vuelo FR4978 no estaba descendiendo, probablemente para llegar lo antes posible, a toda velocidad, a Espacio aéreo lituano. ¿Por qué cambió de rumbo de repente? ¿Los pilotos eligieron aterrizar en Minsk, como afirma Bielorrusia, o sucedió algo más? Ryanair ha dicho que no puede dar nuevos detalles porque el caso ahora está siendo tratado por ”las agencias competentes de la UE“.

Se cree que Moscú está del lado de Lukashenko y, por lo tanto, ha reaccionado con un ”sin comentarios“ bien neutral. En cualquier caso, un mayor aislamiento de Bielorrusia solo puede beneficiar a Rusia, abiertamente interesada en unirla sólidamente dentro de su esfera de influencia, evitando otra Ucrania.

En cuanto a la suerte de Protasevich, su madre ha dicho que que su hijo estaba en un hospital de Minsk y ”en estado“ crítico”, mientras que un canal de Telegram bielorruso progubernamental publicó un video del periodista diciendo que estaba detenido en Minsk. “Puedo afirmar que no tengo problemas de salud, ni de corazón ni de ningún otro órgano. La actitud del personal aquí es la más correcta y de acuerdo con la ley. Sigo colaborando con la investigación y confieso haber organizado disturbios masivos en Minsk“, habría dicho Protasevich, aunque su rostro parecía mostrar algunos moretones, según el sitio web ruso Meduza.

El lunes, el gobierno del Reino Unido ordenó que los aviones británicos que evitaran el espacio aéreo bielorruso. El grupo aeronáutico alemán Lufthansa, la empresa escandinava SAS y la empresa regional Air Baltic, con sede en Letonia, también anunciaron que habían adoptado la misma medida.

A su vez, la OTAN exigió una investigación sobre el ”incidente grave y peligroso“, mientras que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, lo calificó de ”impactante“ por poner en peligro ”la vida de más de 120 pasajeros, incluidos ciudadanos estadounidenses“. Tanto Estados Unidos como la UE exigieron la liberación de Protasevich.

La UE ya ha adoptado sanciones al gobierno de Lukashenko por la brutal represión de las manifestaciones de la oposición tras su controvertida reelección a un sexto mandato en agosto del año pasado. La activista de oposición bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya, que vive exiliada en Lituania, dijo que ”es absolutamente obvio que se trata de una operación del servicio secreto para capturar el avión” y arrestar a Protasevich.

Categorías: Política, Internacional.