MercoPress, in English

Sábado, 2 de julio de 2022 - 11:34 UTC

 

 

Colombia sigue sacudida por disturbios y manifestaciones

Viernes, 7 de mayo de 2021 - 09:56 UTC
El presidente Duque ofreció 10 millones de pesos (2.600 dólares) por una colaboración efectiva para identificar y arrestar a los autores de los disturbios. El presidente Duque ofreció 10 millones de pesos (2.600 dólares) por una colaboración efectiva para identificar y arrestar a los autores de los disturbios.

La Comisión Nacional de Desempleo de Colombia, un grupo de oposición que reúne a unas 40 organizaciones, realizó este miércoles otra serie de manifestaciones a nivel nacional contra las políticas del presidente Iván Duque, quien insistió en calificar estas acciones como “vandalismo extremo y terrorismo urbano”.

Fue el séptimo día consecutivo de marchas antigubernamentales en las principales ciudades del país. A excepción de algunos enfrentamientos entre manifestantes y policías en la Plaza Bolívar de Bogotá, todas las demás marchas transcurrieron sin incidentes, se informó.

“La amenaza de vandalismo que enfrentamos consiste en una organización criminal que se esconde detrás de legítimas aspiraciones sociales de desestabilizar la sociedad, generar terror entre la ciudadanía y distraer la acción de la fuerza pública. El vandalismo extremo y el terrorismo urbano que estamos observando están financiados y articulado por la mafia del narcotráfico”, dijo Duque en un discurso televisivo pregrabado, en el que no pareció estar afectado por las 24 personas muertas en los últimos días y los más de 800 heridos en medio de una brutalidad policial inusual que se volvió viral en todo el mundo mediante videos difundidos en las redes sociales.

Lo que comenzó como una protesta contra un proyecto de reforma tributaria que Duque ya retiró del Congreso e incluso destituyó al ministro de Finanzas que lo redactó, ahora se ha convertido en un movimiento de masas con demandas adicionales como garantías y libertades democráticas, garantías constitucionales para la movilización y protesta, desmilitarización de ciudades, cese de masacres y castigo a los responsables, más el desarme de la Policía Antidisturbios (Esmad), el retiro del Proyecto de Ley 0 de Salud, el fortalecimiento de la campaña de vacunación contra el Covid-19 y una renta básica de al menos una salario mínimo mensual para hacer frente a las dificultades resultantes de las restricciones contra el coronavirus.

Pero Duque no solo avaló las acciones de las fuerzas militares y policiales de los últimos días, sino que incluso ofreció 10 millones de pesos (2.600 dólares) para una colaboración efectiva para identificar y arrestar a los autores de los disturbios.

Junto a la vicepresidente Marta Lucía Ramírez, Duque anunció que las fotografías “de los más buscados por estos delitos en distintas ciudades serán publicadas por la Policía Nacional”.

“Contra quienes cometen este tipo de delitos, no habrá tregua y toda la sociedad los llevará ante la justicia”, dijo Duque.

El mandatario confía en la Fiscalía del Estado para advertir que detrás de los excesos -muchos en Cali y el martes en Bogotá- se encuentran grupos disidentes de la guerrilla de las FARC que ya no adhieren al acuerdo de paz de 2016; la guerrilla del ELN y las bandas de narcotraficantes.

Las organizaciones que convocan a las marchas, en cambio, sostienen que son las fuerzas de seguridad las que infundieron violencia a las manifestaciones.

Debido a las manifestaciones del miércoles, el alcalde de Bogotá suspendió la vacunación, la atención domiciliaria y las pruebas de Covid-19.

Y en Cali, epicentro de los recientes disturbios, las autoridades tuvieron que organizar un “corredor humanitario” para garantizar el suministro de alimentos a la ciudad.

A esta altura no se vislumbra una solución pacífica mediante el diálogo.

Categorías: Política, América Latina.