MercoPress, in English

Viernes, 14 de mayo de 2021 - 04:51 UTC

 

 

RSF denuncia el asesinato de dos periodistas españoles en Burkina Faso

Jueves, 29 de abril de 2021 - 09:11 UTC
“Tenemos confirmación de la peor noticia posible (...) David Beriáin y Roberto Fraile (...) fueron asesinados en Burkina Faso”, dijo Pedro Sánchez “Tenemos confirmación de la peor noticia posible (...) David Beriáin y Roberto Fraile (...) fueron asesinados en Burkina Faso”, dijo Pedro Sánchez

La organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras (RSF) ha denunciado el asesinato de los periodistas españoles David Beriáin y Roberto Fraile junto con Rory Young, un conservacionista irlandés nacido en Zambia, que se encontraban en una misión contra la caza furtiva en Burkina Faso.

El reportero de guerra David Beriáin y el camarógrafo Roberto Fraile fueron emboscados cuando el convoy del gobierno al que acompañaban fue atacado el lunes por la mañana en la carretera que conduce al Parque Nacional Pama en el este del país.
RSF “está consternado al saber que dos periodistas españoles murieron ayer en un ataque armado en el este de Burkina Faso. Esta última tragedia para el periodismo es otro recordatorio de los considerables riesgos que entraña informar en la región africana del Sahel”, dijo la organización.

Viajaban con el convoy con el objetivo de cubrir sus operaciones contra los cazadores furtivos. Este parque está ubicado cerca de la zona de la triple frontera del Sahel - Malí, Níger y Burkina Faso - donde están activos varios grupos armados.

“El convoy se topó con una posición ocupada por terroristas que abrieron fuego”, dijeron las autoridades de Burkina Faso en un comunicado. También mencionaron que un ciudadano irlandés pudo haber sido una de las víctimas, pero no dieron más detalles.

“La muerte de estos reporteros mientras informaban es una nueva tragedia para el periodismo”, dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “Habla de la valentía excepcional de estos profesionales de los medios y de los riesgos muy importantes a los que están expuestos al tratar de cubrir esta región para nosotros. Dirigimos mensajes de apoyo a todas las personas cercanas a ellos y a sus medios de comunicación”.

Las condiciones de seguridad para los reporteros y los medios que operan en el Sahel no han mejorado desde los asesinatos en 2013 de Ghislaine Dupont y Claude Verlon, dos periodistas de nacionalidad francesa que trabajaban para Radio France Internationale. Muchas partes de Malí, Burkina Faso y Níger son de difícil acceso y los periodistas que lo intentan están expuestos a un gran peligro.

Lo mismo ocurre con los periodistas en la República Centroafricana (RCA), donde vastas zonas del país no están bajo el control del gobierno. Poco después de llegar a la República Centroafricana en julio de 2018 para investigar la presencia de mercenarios rusos, los reporteros rusos Orkhan Dzhemal, Kirill Radchenko y Alexander Rastorguyev fueron asesinados en circunstancias tan oscuras que RSF pidió una investigación internacional independiente sobre sus muertes.

Según el último Índice Mundial de Libertad de Prensa, publicado el 20 de abril, África sigue siendo la zona más peligrosa del mundo para los periodistas. Estas dos muertes elevan el número de periodistas asesinados en África desde 2016 a 33, y a tres desde principios de año. Burkina Faso ocupa el puesto 37 entre 180 países en el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2021 de RSF.

Ver también: Uruguay lidera la libertad de prensa en América del Sur; Brasil cae a la zona roja en las calificaciones de RSF

Reporteros Sin Fronteras dijo: “David Beriáin y Robert Fraile han sido asesinados mientras trabajaban en uno de sus grandes informes sobre protección de la naturaleza. A pesar de nuestra tristeza, estamos orgullosos de su compromiso con las realidades más difíciles y olvidadas ”.

El martes, la ministra de Relaciones Exteriores de España, Arancha González Laya, señaló que se estimaba que David Beriáin, periodista de 44 años, y Roberto Fraile, fotógrafo de 47 años, habían sido asesinados el lunes, después de que fueran identificados por una imagen proporcionada por las autoridades de Burkina Faso.

El primer ministro de España, Pedro Sánchez, dijo el martes por la tarde: “Tenemos la confirmación de la peor noticia posible. Todo nuestro cariño a la familia y seres queridos de David Beriáin y Roberto Fraile, asesinados en Burkina Faso. Y también nuestro reconocimiento a quienes, como ellos, practican a diario un periodismo valiente y esencial en zonas de conflicto”.

El miércoles por la mañana temprano, el gobierno irlandés confirmó que Rory Young, un ciudadano irlandés nacido en Zambia que trabajaba como guardabosques, guía y estratega y entrenador contra la caza furtiva, también había muerto en el ataque. “El señor Young era parte de un grupo que el lunes por la mañana fue atacado por asaltantes desconocidos en la parte oriental de Burkina Faso”, dijo el Departamento de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad todavía. Los insurgentes vinculados al grupo terrorista Estado Islámico y al-Qaida han liderado una campaña de violencia en la región del Sahel de África occidental y han devastado la vida cotidiana en Burkina Faso, donde un millón de personas están desplazadas. Y los ataques contra civiles y fuerzas de seguridad por parte de grupos yihadistas ocurren a diario en todo el Sahel, donde las crisis de seguridad se han visto alimentadas por una compleja alineación de inestabilidad política, privación económica y marginación.

A principios de este mes, la ONU dijo que el empeoramiento de la violencia en Burkina Faso había llevado a una de las crisis de desplazamiento de más rápido crecimiento en el mundo, con 3 millones de personas desplazadas en todo el Sahel.