MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 01:27 UTC

 

 

El Día Mundial del Pingüino se celebra una vez más en tiempos del covid-19

Domingo, 25 de abril de 2021 - 23:34 UTC
Cada año, alrededor del 25 de abril, se avistaron pingüinos Adelie en la base de McMurdo migrando hacia el norte. Cada año, alrededor del 25 de abril, se avistaron pingüinos Adelie en la base de McMurdo migrando hacia el norte.

Este domingo 25 de abril es la celebración del Día Mundial del Pingüino, una creación de los investigadores de la Estación McMurdo, un centro de investigación estadounidense en la isla Ross de la Antártida para marcar la migración de cada año de los pingüinos Adelie hacia el norte.

Es el segundo año consecutivo que este día de concientización sobre la vida silvestre se ve ensombrecido por un evento mucho más significativo en todo el mundo, como la pandemia del coronavirus, como si la historia se repitiera. Cuando en 1915 Ernest Shackleton logró llevar a casa a salvo a toda su tripulación de la fracasada expedición del Endurance a la Antártida, -lo que le valió el título de “Sir”- su proeza quedó en segundo plano ante la indiferencia de una sociedad británica contemporánea que, como lo expresaron Margot Morrell y Stephanie Capparell, “prefirió rendir homenaje a quienes sacrificaron sus vidas por la bandera” en plena Primera Guerra Mundial.

Los pingüinos Adelie, una de las variantes más pequeñas y extendidas de estas aves, comienzan su migración alrededor de este día cada año para tener un mejor acceso a la comida durante los meses de invierno cuando el hielo marino se expande y luego, durante el verano, regresan al playas costeras de la Antártida para construir sus nidos.

Con el cambio climático que reduce el hielo marino, lo que impacta directamente en el hábitat del pingüino, los científicos apoyan este día para crear conciencia sobre los peligros que enfrentan las alrededor de 17 especies conocidas de pingüinos. En un informe reciente, 10 de ellos han sido considerados vulnerables o en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y 3 se consideran casi amenazados.

Tan pronto como los últimos golpes de calor del verano (según los estándares relativos de la Antártida) se desvanecen, los pingüinos Adelie siguen la luz del sol hasta su zona de alimentación invernal y luego regresan la primavera siguiente, un viaje de aproximadamente 13.000 kilómetros. Otras especies nativas de pingüinos (emperador, rey, barbijo, papúa y macarrones) pronto los siguen.

Para todas las especies de pingüinos, la vida depende del hielo marino porque su principal fuente de alimento, el krill, vive debajo de él. Más importante aún, el hielo marino proporciona un terreno de descanso para los pingüinos durante sus cacerías y un principal lugar de acopio en invierno para los pingüinos migratorios. Sin hielo marino, los pingüinos deben nadar más tiempo para encontrar comida sin lugar para descansar. Los estudios han demostrado que en los últimos 50 años, la temperatura media de la Antártida ha aumentado en más de 2 grados centígrados, lo que equivale a mucho menos hielo.

Todos los pingüinos salvajes viven en el hemisferio sur y se los visualiza instintivamente en entornos helados. Pero siempre hay una excepción: el pingüino de Galápagos puede incluso aventurarse en el hemisferio norte en viajes de alimentación especialmente largos. Y el primer pájaro llamado pingüino fue el ahora extinto Gran Auk encontrado en el Atlántico Norte.

A pesar de todas las restricciones de viaje del covid-19, un crucero de avistamiento de vida silvestre que sale de Puerto Madryn el 25 de octubre y llega a Ushuaia el 14 de noviembre pasando, entre otros sitios, por Puerto Stanley Falklands y en Grytviken en Georgia del Sur, se anuncia en Internet al precio de US $ 12,600.