MercoPress, in English

Lunes, 20 de setiembre de 2021 - 17:10 UTC

 

 

Reino Unido: El Príncipe Felipe tendrá un funeral solemne y condicionado por la pandemia

Sábado, 17 de abril de 2021 - 12:38 UTC
El Duque, que sirvió como oficial de la marina en la Segunda Guerra Mundial y tuvo estrechos vínculos con las fuerzas armadas, quería una ceremonia de estilo militar El Duque, que sirvió como oficial de la marina en la Segunda Guerra Mundial y tuvo estrechos vínculos con las fuerzas armadas, quería una ceremonia de estilo militar
Los miembros de la realeza británica vestirán de civil con sus medallas militares durante el funeral en el Castillo de Windsor. Los miembros de la realeza británica vestirán de civil con sus medallas militares durante el funeral en el Castillo de Windsor.

El Duque de Edimburgo, el Príncipe Felipe, tendrá un funeral que tendrá lugar este sábado por la tarde dentro del recinto del Castillo de Windsor. Sólo 30 de sus familiares podrán asistir a la ceremonia debido a las restricciones existentes en el Reino Unido a causa de la pandemia por coronavirus, aunque se guardará un minuto de silencio en todo el país a las 16:00 horas (hora del Reino Unido).

Felipe, que falleció el pasado 10 de abril a los 99 años, había pedido una ceremonia sencilla, que se celebraría en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. De hecho, los miembros de la realeza británica vestirán de civil con sus medallas militares durante el funeral.

El funeral de Estado más importante de los últimos años en el Reino Unido será a la vez el más restringido en cuanto a duración, número de asistentes y medidas de distanciamiento social.

La Reina Isabel II ha dado el visto bueno a una ceremonia oficial calculada al detalle para conciliar el deseo del público en general de rendir homenaje a su marido, Felipe de Edimburgo, con una situación de pandemia que sigue siendo muy delicada.

El Duque, que sirvió como oficial de la marina en la Segunda Guerra Mundial y tuvo estrechos vínculos con las fuerzas armadas, quería una ceremonia de marcado estilo militar, con corneta incluida.

 

El féretro no será transportado en un coche fúnebre, sino en un Land Rover verde oliva militar diseñado según las instrucciones de Felipe, que lo dotó de una sección trasera abierta para transportar el féretro e incluso diseñó los pasadores metálicos para impedir que se mueva. A las 14:41 (hora del Reino Unido), el féretro con los restos del Duque de Edimburgo saldrá por la puerta principal del castillo.
Los distintos miembros de la familia real y del servicio de la casa real que forman parte del cortejo fúnebre tomarán sus respectivas posiciones. Ocho miembros de la Guardia de Granaderos, cuatro a cada lado del Land Rover, llevarán simbólicamente los restos mortales. Nueve dignatarios, en cuatro filas, se situarán detrás: El Príncipe Carlos de Gales y su hermana, la Princesa Real, Ana del Reino Unido; en segunda posición, el Príncipe Andrés, Duque de York y el Príncipe Eduardo, Conde de Wessex; luego los nietos de la Reina, el Príncipe Guillermo, Duque de Cambridge y su hermano, el Príncipe Enrique, Duque de Sussex.

Esta será una de las imágenes más simbólicas del evento, que ya ha causado polémica, porque en medio de los dos hermanos –nietos del Duque y distanciados personalmente desde hace meses– estará Peter Philips, hijo de la princesa Ana.

El difunto marido de la Reina, con la que estuvo casado durante 73 años, fue durante toda su vida un apasionado de los Land Rover, la ingeniería y el diseño.

El Palacio de Buckingham también informó de que todos los miembros de la realeza británica vestirán de civil con sus medallas militares y a las 16:00 horas se guardará un minuto de silencio en todo el Reino Unido. Luego se celebrará la misa fúnebre, que será oficiada conjuntamente por el deán de Windsor y el arzobispo de Canterbury. Los restos mortales de Felipe de Edimburgo descansarán, hasta la futura muerte de la reina Isabel II, en la cripta de la capilla.

Sesenta y nueve años después del último funeral real –el del Rey Jorge VI en 1952–, la muerte del Príncipe Felipe en medio de la pandemia de coronavirus y la creciente popularidad de las redes sociales y el contacto online, ha provocado un escenario completamente diferente.

Además de las severas restricciones a las multitudes, junto con las medidas de distanciamiento que debe observar incluso la Reina, las expresiones de condolencia en Twitter parecen haberse convertido en la nueva norma.

La Casa Real británica ha abierto un libro de condolencias online para que la gente deje su saludo como alternativa.

Categorías: Política, Internacional.