MercoPress, in English

Sábado, 2 de julio de 2022 - 10:43 UTC

 

 

Raúl Castro a favor del diálogo con Estados Unidos en una de sus últimas apariciones como líder del Partido Comunista

Sábado, 17 de abril de 2021 - 12:05 UTC
Raúl Castro admite que se necesitan cambios, pero quiere defender el socialismo de todos modos Raúl Castro admite que se necesitan cambios, pero quiere defender el socialismo de todos modos

El icónico líder de la Revolución Cubana Raúl Castro inauguró el viernes la convención del Partido Comunista de Cuba que marcará el final de sus días como Primer Secretario al dejar en claro que nadie lo había obligado a tomar esa decisión y que apoya un diálogo más estrecho con los gigantes vecinos de Estados Unidos.

“Ratifico desde este congreso del partido la voluntad de desarrollar un diálogo respetuoso y construir un nuevo tipo de relación con Estados Unidos”, sin renunciar a “los principios de revolución y socialismo”, dijo.

Raúl fue coautor en 2014 del deshielo entre los dos países junto a Barack Obama, que puso fin a medio siglo de fuerte enfrentamiento y reactivó relaciones diplomáticas, rotas desde 1961 y restablecidas en 2015. Sin embargo, el republicano Donald Trump desmanteló gran parte del avance. entre los dos países y volvió al embargo vigente desde 1962.

Mientras tanto, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en una conferencia de prensa el viernes que Estados Unidos no tiene un cambio de política hacia la isla entre sus prioridades. “El apoyo a la democracia y los derechos humanos estará en el centro de nuestros esfuerzos”, dijo Psaki.

Castro, de 89 años, dijo en el Palacio de Convenciones de La Habana que ”concluyo mi tarea como primer secretario (...), con la satisfacción de haber cumplido y con la confianza en el futuro del país, con la reflexiva convicción de no aceptar propuestas. para permanecer en los órganos superiores de la organización del partido”.

A su ingreso luciendo uniforme de general de cuatro estrellas, seguido de su sucesor designado, el presidente Miguel Díaz-Canel (60), Raúl recibió un largo aplauso de los delegados, según las pocas imágenes difundidas por la televisión estatal. Díaz-Canel, quien lo reemplazó en la presidencia en 2018, también será el primer civil en liderar el partido. Está programado que sea nombrado primer secretario, el cargo más alto del país, el próximo lunes en el evento de clausura de la convención.

Tras la muerte de Fidel Castro en 2016, el retiro de Raúl da vuelta una página histórica en la isla, donde la mayoría de los habitantes no han conocido a otra familia gobernante que no sea la de reconocidos revolucionarios.

En las calles de La Habana, sin turistas por la pandemia, los cubanos parecen más preocupados por la escasez de alimentos, las largas colas frente a los supermercados y la espiral inflacionaria que desató la reciente unificación de las dos monedas que tenía el país. En los últimos meses, Cuba ha experimentado un malestar social sin precedentes, alimentado por la reciente llegada de internet móvil, con manifestaciones de artistas, protestas de disidentes y movilizaciones de otros sectores de la sociedad civil, como los defensores de los derechos de los animales.

Castro también reconoció los “problemas estructurales” de la economía del país, sumido en una grave crisis, aunque ordenó seguir poniendo límites al sector privado para evitar la “destrucción del socialismo”.