MercoPress, in English

Miércoles, 6 de julio de 2022 - 00:05 UTC

 

 

En una demostración de unidad, Cristina y Alberto se muestran juntos y anticipan otro año difícil

Sábado, 19 de diciembre de 2020 - 09:55 UTC
Alberto Fernandez apuntó a criticar la Corte Suprema por elegir los casos, ya que consideró de gravedad institucional el traslado de “tres jueces desconocidos” que había iniciado el oficialismo Alberto Fernandez apuntó a criticar la Corte Suprema por elegir los casos, ya que consideró de gravedad institucional el traslado de “tres jueces desconocidos” que había iniciado el oficialismo
CFK fue terminante “todos a aquellos que tengan miedo, que no se animan, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora. Vayan a buscar otro laburo” CFK fue terminante “todos a aquellos que tengan miedo, que no se animan, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora. Vayan a buscar otro laburo”

En una demostración de unidad tras un año complicado por la pandemia y una colección de errores, la cúpula del gobierno argentino se presentó en La Plata convocados por el gobernador de la provincia de Buenos Aires para un balance que incluyó serias críticas y anticipos para un 2021 en que habrá elecciones de medio término y es vital para el oficialismo conservar el control del Legislativo.

El presidente Alberto Fernández, rechazó que hubiera corrupción en la gestión de la vacunación y apuntó nuevamente contra la Corte Suprema, en tanto la vicepresidente, Cristina Fernández, fue más a fondo: pidió repensar un sistema integrado de salud, alinear salarios, jubilaciones, tarifas públicas y precios para activar la economía y apuntó contra ministros del Ejecutivo y legisladores que no frenan el llamado “lawfare”. “Si no se animan que vayan a buscar laburo a otro lado”, recalcó la dueña de los votos del gobierno kirchnerista.

Ambos funcionarios del Ejecutivo se expresaron en un acto por el aniversario del gobernador Axel Kicillof, en la provincia de Buenos Aires, de su mismo signo político. El Presidente rechazó las sospechas de coimas que el jefe del partido radical, opositor, Alfredo Cornejo, había insinuado, tras pedir explicaciones al gobierno por la ruptura de las negociaciones con Pfizer: “Presidente Cornejo, venga que le rindo cuentas las veces que usted quiera porque nosotros no le robamos a la gente” y contraatacó diciendo que “corrupción fue dejar vencer miles de vacunas ocultas en los galpones de la aduana” en la gestión anterior.

En tanto, defendió el malestar que tiene con la Justicia al afirmar que no es “un problema puntual” de los integrantes de su gobierno, por los procesos de corrupción abiertos. Y apuntó por al criterio de la Corte Suprema para elegir los casos, ya que consideró de gravedad institucional el traslado de “tres jueces desconocidos” que había iniciado el oficialismo, pero “no hay gravedad institucional cuando hay procesos abiertos contra el gobernador de la provincia de Buenos Aires, la vicepresidenta, el presidente del Banco Central”.

En cambio, la vicepresidente apuntó contra los ministros de su propio gobierno por no poder resolver los problemas de funcionamiento de la Justicia, en la que la funcionaria está procesada en varias causas de corrupción. “Todos a aquellos que tengan miedo, que no se animan, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora. Vayan a buscar otro laburo. Necesitamos gente que en los sillones que ocupan de ministro, ministra, legislador o legisladora sea para defender los intereses del pueblo”, se exaltó en escenario.

Negó que el lawfare sea “una construcción para justificar no sé qué cosa”, en cambio afirmó que “el famoso lawfare no es solamente para estigmatizar a los dirigentes populares, es para disciplinar a los políticos”. Consideró que cuando a los poderosos les parece intervencionista una política y no la pueden frenar en el Congreso, van a los juzgados. En ese sentido, dijo “yo no quiero que ese crecimiento de la economía se lo queden tres o cuatro vivos nada más”, respecto del repunte del año que viene.

Porque reconoció que “el otro desafío importante en 2021 es la economía”, en un año en que el país además realizará elecciones legislativas. Por lo que propuso: “Hay que alinear salarios, jubilaciones, precios de alimentos y tarifas” porque ”la actividad económica la mueve la demanda“. Reconoció que iba a ser ”difícil“, más aún cuando el gobierno que integra se encuentra negociando un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, pero afirmó que ”Argentina es ese extraño lugar donde mueren todas la teorías económicas“. También pidió ”repensar un nuevo concepto de salud en la República Argentina“, al tiempo que afirmó que se debe ”seguir poniendo mucho dinero en el sistema“ debido a la pandemia de covid-19.

”Vamos a tener que empezar a repensar un sistema nacional integrado de salud en el que podamos hacer un uso más eficiente de lo que hay en Argentina“, dijo, porque hoy el sistema está dividido en atención pública, privada y obras sociales sindicales, después de elogiar los recursos humanos, tecnológicos y la inversión en materia de salud en el país.
El presidente resaltó que ”un año después estamos tan juntos como siempre“. Agregó, ”estamos aquí porque hace más de un año decidimos estar juntos. Y un año después estamos tan juntos como siempre“, remarcó.

”Me acuerdo muy bien aquel 10 de diciembre cuando Cristina hablando a la plaza me dice: ´Presidente, no preste la atención a los medios. Mire los ojos del pueblo'. Eso hice. Fue el mejor consejo que me diste“, dijo mirando de frente a la vicepresidenta.

”Esto no ha terminado“, dijo el Presidente respecto a la pandemia: ”Alguien nos advirtió: si nos va muy bien va a morir 60 mil personas“, vaticinó. ”Si le va muy mal, 250 mil“. Gracias a Dios no alcanzamos el mínimo. Trabajemos para no alcanzarlo. Esto no ha terminado”, expresó. Afirmó que “ahora vamos a trabajar para vacunar a todos”.

En el estrado además del presidente y vicepresidente estaban el presidente de Diputados, Sergio Massa, el gobernador Axel Kicillof, la vice gobernadora Verónica Magario, y el jefe de la bancada oficialista en diputados, Máximo Kirchner.

Categorías: Política, Argentina.