MercoPress, in English

Lunes, 25 de octubre de 2021 - 10:47 UTC

 

 

Ministra de Territorios Británicos de Ultramar renuncia tras anuncio de recorte de ayuda exterior de Londres

Lunes, 30 de noviembre de 2020 - 08:22 UTC
 EL ministro de Hacienda Rishi Sunak dijo que el gobierno abandonaría la meta de 0,7% de la renta nacional en ayuda exterior y reduciría ese porcentaje al 0,5% EL ministro de Hacienda Rishi Sunak dijo que el gobierno abandonaría la meta de 0,7% de la renta nacional en ayuda exterior y reduciría ese porcentaje al 0,5%
“Cortar la ayuda del Reino Unido corre el riesgo de socavar sus esfuerzos por promover una Gran Bretaña ”, dijo en su carta la ex ministra Baronesa Sugg “Cortar la ayuda del Reino Unido corre el riesgo de socavar sus esfuerzos por promover una Gran Bretaña ”, dijo en su carta la ex ministra Baronesa Sugg

El ministro de Finanzas británico ha confirmado que el Reino Unido recortará su presupuesto de ayuda exterior, a pesar de las advertencias de organizaciones benéficas y políticos sobre el costo humano de la medida. Su anuncio determinó la inmediata renuncia de un ministro junior del Foreign Development Office, Baronesa Sugg, en protesta por la medida.

Rishi Sunak, el ministro de Hacienda, dijo al parlamento que el gobierno abandonaría su objetivo de gastar el 0,7% de la renta nacional en ayuda exterior, y reduciría ese porcentaje al 0,5% el próximo año.

La medida, que se espera que libere alrededor de £ 4 mil millones (€ 4,48 mil millones) para que el gobierno conservador los use en otros lugares, ha provocado una protesta entre las organizaciones benéficas y una mini revuelta dentro del partido gobernante del Reino Unido.

Gastar tanto en ayuda internacional fue difícil de justificar durante una “emergencia fiscal interna” con un endeudamiento tan alto, dijo Sunak al exponer los planes de gasto del gobierno en medio de la pandemia del coronavirus.

En un momento de crisis sin precedentes, el gobierno tuvo que tomar decisiones difíciles, dijo, y agregó que el Reino Unido sigue siendo el segundo país que más ayuda dispensa en el G7. El gobierno espera volver al objetivo establecido por el gobierno laborista de Tony Blair hace más de dos décadas, agregó el canciller.

La medida llevó a la ministra de Relaciones Exteriores, la baronesa Sugg, a renunciar en protesta, diciendo que era “fundamentalmente incorrecto abandonar nuestro compromiso” con el desarrollo.

“Cortar la ayuda del Reino Unido corre el riesgo de socavar sus esfuerzos por promover una Gran Bretaña global y disminuirá nuestro poder para influir en otras naciones para que hagan lo correcto. No puedo apoyar o defender esta decisión”, escribió en su carta de renuncia al primer ministro Boris Johnson.

La renuncia de la Baronesa Sugg resultó algo embarazoso pues fue en medio de la reunión anual de ministros del gabinete británico con representantes de los Territorios de Ultramar, una de las áreas que la ahora ex ministra tenía bajo su responsabilidad.

“El recorte del presupuesto de ayuda exterior es un gesto político hacia el ala derecha del partido conservador, y el precio lo pagarán algunas de las personas más pobres del mundo. Es realmente deplorable”, dijo la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon.

La medida también ha sido criticada por muchos fuera del parlamento, incluidas varias organizaciones benéficas y ex primeros ministros.

Save the Children dijo que estaba «profundamente decepcionado» por el recorte y advirtió que podría significar «100.000 vidas no salvadas por la inmunización y un millón de niños menos apoyados a través de la educación».

El director ejecutivo Kevin Watkins dijo que el gobierno había «roto una promesa» a las personas más necesitadas del mundo y «roto la reputación de liderazgo de Gran Bretaña en el escenario mundial» antes de la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 el próximo año.

El jefe de la Iglesia de Inglaterra, el arzobispo de Canterbury Justin Welby, también tuitearon que el recorte “es vergonzoso y erróneo” e instó a los legisladores a “rechazarlo por el bien de los más pobres y la propia reputación e interés del Reino Unido”.