MercoPress, in English

Sábado, 16 de octubre de 2021 - 06:18 UTC

 

 

Almagro veta continuidad del secretario de la CIDH por “61 denuncias” pendientes

Sábado, 29 de agosto de 2020 - 09:12 UTC
Almagro salió al cruce de los numerosos cuestionamientos, entre ellos de la Alta Comisionada de ONU Michelle Bachelet, y del gobierno argentino Almagro salió al cruce de los numerosos cuestionamientos, entre ellos de la Alta Comisionada de ONU Michelle Bachelet, y del gobierno argentino

Luis Almagro defendió el veto a la continuidad del secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, a pesar los múltiples apoyos recibidos, argumentando que tiene “61 denuncias” pendientes en su contra.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos salió al cruce de los numerosos cuestionamientos, entre ellos de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y del gobierno argentino, que afirman que la decisión implica una “violación a la autonomía e independencia” de la comisión.

La CIDH, fundada en 1959, es un órgano autónomo: sus miembros no son elegidos directamente por el secretario general de la OEA, pero como cabeza de la organización sí es necesario que confirme y efectivice a la persona elegida para el puesto.

Almagro bloqueó la renovación del mandato de Abrao, vigente hasta el 15 de agosto, a pesar que la propia comisión había pactado por unanimidad que el brasileño siguiese cuatro años más, hasta 2024.

“De ninguna manera incorporaré o reincorporaré a ninguna persona sobre la cual penden 61 denuncias”, apuntó el secretario general de la OEA y por primera vez brindó detalles del contenido de esas acusaciones: “Conflicto de interés, tratos diferenciales, retrocesos graves en la transparencia de los procesos, retaliaciones y violaciones al código de ética, impunidad para denuncias de acoso sexual, por mencionar algunas”.

En un extenso comunicado difundido este viernes, Almagro dijo que las denuncias tienen “más de un año” y le reprochó a la CIDH que “no avanzó” en los mecanismos internos correspondientes para aclararlas.

La comisión ya había criticado que la “decisión unilateral” del Almagro constituye “un franco desconocimiento de su independencia y autonomía”.