MercoPress, in English

Lunes, 23 de noviembre de 2020 - 22:07 UTC

 

 

Ecuador declara toque de queda y suspensión “presencial” de la jornada laboral

Miércoles, 18 de marzo de 2020 - 07:29 UTC
Solamente seguirán operando las industrias agrícolas, ganaderas, de salud, bancos y comercios de alimentos, informó el diario El Universal. Solamente seguirán operando las industrias agrícolas, ganaderas, de salud, bancos y comercios de alimentos, informó el diario El Universal.

Ecuador declaró el lunes por la noche el estado de estado de excepción, toque de queda y suspensión de la jornada laboral ante la pandemia del nuevo coronavirus, que ha dejado a 58 personas infectadas, entre ellas dos muertos.

“He decretado el estado de excepción en el país, por lo cual se cierran los servicios públicos a excepción de salud, seguridad, servicios de riesgo y aquellos que por emergencia los ministerios decidan mantener abiertos”, dijo el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, en una cadena nacional.

Solamente seguirán operando las industrias agrícolas, ganaderas, de salud, bancos y comercios de alimentos, informó el diario El Universal.

El mandatario también ordenó el “toque de queda desde las nueve de la noche hasta las cinco de la mañana”, medida que rige desde este martes.

Otra resolución adoptada por el Comité de Operaciones de Emergencia nacional es la “suspensión total” de la jornada laboral presencial tanto en el sector público como en el privado.

Durante el estado de excepción, el presidente tiene la facultad de suspender la libertad de reunión, disponer la censura previa en la información de medios de comunicación, trasladar la sede del gobierno, recaudar anticipadamente tributos y movilizar a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, según la Constitución ecuatoriana.

Moreno suspendió además por 14 días el servicio de transporte interprovincial y los vuelos domésticos. La circulación de vehículos particulares también quedó limitada y se organizará de acuerdo al último número de la placa del automóvil.

“Estamos enfrentando una guerra y, en esta guerra, haré todo lo posible y hasta lo imposible para cuidar a mis hermanos”, expresó el mandatario, quien declaró una emergencia sanitaria de 60 días y prohibió el ingreso de extranjeros durante 21.

El presidente estimó que, “si Ecuador no corta de raíz” los contagios, el país con una población de 17,4 millones de habitantes, podría llegar a tener hasta 800.000 infectados por Covid-19.