MercoPress, in English

Martes, 17 de mayo de 2022 - 07:17 UTC

 

 

Brasil cada vez más cerca de EE.UU. militar y comercialmente

Martes, 10 de marzo de 2020 - 07:02 UTC
“Es un acuerdo histórico”, afirmó el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, junto al ministro de Defensa brasileño, general Fernando Azevedo “Es un acuerdo histórico”, afirmó el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, junto al ministro de Defensa brasileño, general Fernando Azevedo

Brasil y Estados Unidos suscribieron un acuerdo destinado a permitir el ingreso de la industria brasileña como proveedor del sector de defensa norteamericano, el mayor del mundo.

El acuerdo, que debe ser ratificado por los parlamentos de ambos países, fue firmado en la sede del Comando Sur de Estados Unidos, en Doral -un suburbio de Miami-, con motivo de la visita del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

“Es un acuerdo histórico”, afirmó el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, en conferencia de prensa junto al ministro de Defensa brasileño, general Fernando Azevedo.

“Este ha sido un viaje muy provechoso en materia de defensa para Brasil y nuestras fuerzas armadas”, completó Azevedo, según el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

El instrumento firmado permitirá ampliar el acceso brasileño al mercado de defensa estadounidense, así como otros acuerdos para el sector, al reducir los procesos burocráticos para el comercio bilateral en ese rubro.

Asimismo, podría facilitar la entrada de productos brasileños en los otros 28 países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la mayoría de los cuales tiene acceso al fondo de defensa estadounidense, según un comunicado del Ministerio de Defensa de Brasil.

El tratado estaba bajo análisis desde que Michel Temer gobernaba Brasil (2016-18) y las negociaciones se aceleraron bajo el mandato de Bolsonaro, un capitán retirado de muy buena sintonía con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El año pasado, Trump anunció al Congreso de su país su interés en declarar a Brasil como aliado militar estratégico de Estados Unidos fuera de la OTAN, tal como sucedió en 1998 con la Argentina.

Faller agregó que durante la reunión con Azevedo conversaron acerca de “las amenazas comunes que afectan a la democracia y a los principios” que ambos países comparten.

El jefe del Comando Sur subrayó como ejemplo de esa “amenaza regional” a la crisis en Venezuela. Tanto Brasil como Estados Unidos desconocen el mandato iniciado en enero de 2019 por el presidente Nicolás Maduro, por entender que surgió de elecciones irregulares, y apoyan al mandatario interino designado por el parlamento de mayoría opositora, Juan Guaidó.

Bolsonaro -que asistió a la firma del convenio- cenó con Trump en Mar-a-Lago, el club privado que el mandatario estadounidense posee en Palm Beach, a unos 110 kilómetros al norte de Miami.

En la comida, los presidentes ratificaron la “alianza estratégica” entre sus países y “reiteraron el apoyo” a “la democracia en la región, incluyendo” a Guaidó ”y a la Asamblea Nacional (parlamento) venezolana democráticamente electa”, según un comunicado conjunto

También acordaron agilizar las medidas para lograr en 2021 la entrada de Brasil en el programa Trusted Trader, que supondrá un aumento del intercambio comercial bilateral.

Asimismo, Trump reiteró el apoyo de Washington para la entrada de Brasil en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y urgió a los otros países miembros a trabajar para alcanzar ese objetivo.