MercoPress, in English

Lunes, 25 de octubre de 2021 - 11:01 UTC

 

 

El faltazo de Fernández a la asunción de Lacalle Pou: el temor a una foto junto a Bolsonaro

Sábado, 29 de febrero de 2020 - 23:57 UTC
El presidente argentino Alberto Fernández (I) junto a su embajador en Montevideo, Alberto Iribarne  (Foto Perfil-Archivo) El presidente argentino Alberto Fernández (I) junto a su embajador en Montevideo, Alberto Iribarne (Foto Perfil-Archivo)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, espanto del progresismo latinoamericano por sus ideas y estilo confrontativo El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, espanto del progresismo latinoamericano por sus ideas y estilo confrontativo
Luis Lacalle Pou y su compañera de fórmula, Beatriz Argimón quedarán oficialmente investidos en sus cargos por los próximos cinco años este domingo   Luis Lacalle Pou y su compañera de fórmula, Beatriz Argimón quedarán oficialmente investidos en sus cargos por los próximos cinco años este domingo

Todo pronto para la ceremonia de asunción del presidente electo de Uruguay Luis Lacalle Pou, este domingo. Todo comienza en el Palacio Legislativo donde Lacalle Pou y la vicepresidenta Beatriz Argimón tomarán el juramento de rigor ante la Asamblea General y posteriormente se trasladarán a la sede del Poder Ejecutivo en el centro de Montevideo, para continuar la celebración en la Plaza Independencia.

En la sede del Poder Ejecutivo se cumplirá la transmisión de mando por parte del presidente saliente Dr. Tabare Vázquez así como la entrega de la banda presidencial, seguido de la despedida de Vázquez y un desfile militar.

Dada la fortaleza institucional y estabilidad política de Uruguay, ejemplo del continente, la ceremonia de asunción suelo contar con una nutrida concurrencia de visitas distinguidas. En este caso el primero en llegar ha sido el Rey de España, Felipe con la Reina Letizia, y están anunciados los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, de Brasil Jair Bolsonaro, de Colombia, Ivan Duque, de Paraguay, Mario Abdón Benítez, además de una nutrida partida desde Estados Unidos, encabezada por Andrew Wheeler, a cargo de la agencia de protección de medio ambiente y personal de alto rango del Departamento de Estado. En tanto el Reino Unido será representado en las ceremonias for Wendy Morton Sub Secretaria del Foreign Office para Asuntos de Vecindad y las Américas.

Empero llama la atención que generalmente quienes siempre se hacen presentes son los jefes de estados de los miembros plenos del Mercosur. En este caso, Bolsonaro y Abdón Benítez, de Brasil y Paraguay, pero faltará Alberto Fernández de Argentina. En efecto este domingo el presidente Fernández debe inaugurar el 138 período de sesiones del Congreso y su presencia, y hasta un discurso con posibles anuncios también es esperable.

Al principio se entendió que la situación en Montevideo era propensa para un encuentro de los dos grandes socios de Mercosur, que aún no se han cruzado, pero que tampoco ahorraron en galanterías desde que Bolsonaro apoyó abiertamente al derrotado Mauricio Macri y se mofó de la vicepresidenta “delincuente” de Cristina Fernández.

Se entendió pues que tras un retorno a la diplomacia racional, Montevideo y la inauguración de Lacalle Pou podrían ser la ocasión y lugar ideal para que se encontraran y miraran a los desafíos del futuro.

Empero a último momento desde Buenos Aires se dijo que era imposible cruzar el charco aún después que Lacalle Pou fuera presidente, y que Bolsonaro estaba preparado para aguardarlo en Montevideo, si era necesario hasta el lunes siguiente. Pero no es de extrañar, lo último que puede pedir, más bien le tiene terror, es una foto de Fernández junto al sonriente conservador Bolsonaro, por todo lo que (contra) representa para el progresismo argentino y los Kirchneristas.

Por tanto la opción quedó cancelada y faltará uno de los líderes del grupo Mercosur a la inauguración del presidente uruguayo, quien está apoyado por una coalición de varios partidos, no alineados con el neo-Kirchnerismo de Alberto Fernández. Es más a pesar de invocar vínculos de amistad familiar con la familia Lacalle Pou y con su padre el ex presidente Lacalle Herrera, Alberto Fernández abiertamente apoyó a Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio, rival de Lacalle Pou y en más de una ocasión visitó al “sabio” Jose Pepe Mujica en su chacra para inspirarse políticamente.

Por otra parte Alberto Fernández tiene dos bombas de tiempo en su futuro inmediato, debe anunciar al campo argentino el aumento de las retenciones a las exportaciones que muy bien puede desatar otra rebelión del Campo como ocurrió en 2008, tal cual pronostican observadores políticos en Buenos Aires, y además, segundo desafío, su administración debe estampar la firma de aprobación del Artículo IV con el FMI que significa abrir los libros de la economía y gobierno de Argentina al organismo multilateral. Un hecho mayor de la historiografía Kirchnerista en contra de los “expoliadores usureros” de Argentina. Por tanto nada fácil.

Finalmente debe mencionarse que a pesar de los buenos deseos y mejores augurios para el presidente Lacalle Pou, esto no impidió al embajador argentino designado en Montevideo, Alberto Iribarne despacharse abiertamente contra Uruguay, su política exterior y vínculos comerciales. Se denunció el aterrizaje en Carrasco de unos trece vuelos de aviones militares británicos, desde o hacia las Islas Falklands, que efectivamente se cumplen, por razones de emergencia o de humanidad, al igual que en ocasiones lo han hecho en territorio de Rio Grande del Sur.

De la misma forma que los vínculos comerciales de las Falklands con Uruguay no son de reciente data. Lo han sido desde hace casi un siglo, antes que nacieran el presidente Fernández, el embajador Iribarne, los Kirchner o se impusiera el pensamiento peronista. La definición de la existencia de un lobby Falklands en Uruguay, corre por cuenta de quien lo denuncia, ya que Uruguay está en plena libertad de decidir con quién comercia o se vincula.

Es más estamos seguros que si la Argentina puede ofrecer las oportunidades de negocios, comercio y vínculos que se desarrollan con las Falklands, los exportadores uruguayos los abrazarán más que satisfechos.

Categorías: Política, Argentina, Brasil, Uruguay.