MercoPress, in English

Viernes, 19 de agosto de 2022 - 13:38 UTC

 

 

Uruguay se retira del TIAR, denunciando que viola la carta de OEA y de ONU

Miércoles, 25 de setiembre de 2019 - 09:20 UTC
A raíz de tal decisión, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, realizó una conferencia de prensa en Montevideo para explicar la postura de Uruguay. A raíz de tal decisión, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, realizó una conferencia de prensa en Montevideo para explicar la postura de Uruguay.

Uruguay resolvió el martes abandonar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) por considerarlo “obsoleto, inconducente y por su uso inapropiado”, la decisión se conoce luego que se activara el pacto para sancionar, capturar y extraditar a funcionarios venezolanos pertenecientes al régimen chavista del presidente Nicolás Maduro supuestamente involucrados en delitos de corrupción.

El lunes 23 de septiembre, los países del TIAR decidieron -por 16 votos a favor, uno en contra (Uruguay), una abstención (Trinidad y Tobago) y una ausencia (Cuba)-, activar el tratado con el objetivo de “actuar colectivamente” en la crisis de Venezuela, según así informó el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo.

A raíz de tal decisión, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, realizó una conferencia de prensa en Montevideo para explicar la postura de Uruguay.

“El principio de la solución pacífica de las controversias y la no intervención en asuntos internos de otros países fue violado por la resolución aprobada este lunes 23 en Nueva York, en el marco de la reunión de cancilleres que funcionó como Consejo Consultivo del TIAR”, expresó Nin Novoa.

Tal determinación motivó la “denuncia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y el retiro de Uruguay de este acuerdo, que se hará efectivo de aquí a dos años”, explicó el secretario de Estado.

El canciller advirtió que tal la resolución del TIAR permite el “ingreso de extranjeros para la captura, extradición y sanción de personas sin el consentimiento de ese país (Venezuela), actos que se encuentran por fuera del derecho internacional”.

“La lucha contra la delincuencia se lleva a cabo en cada país, con la colaboración internacional, pero con el consentimiento del país. Por lo que la resolución abre la puerta a la intervención armada en Venezuela”, remarcó Nin Novoa.

Por lo cual, aclaró que Uruguay “jamás se prestará para justificar acciones de esta naturaleza”. En ese marco recalcó que Uruguay tomó la decisión de votar en contra de esta resolución, no a favor del gobierno de Venezuela, sino a favor del derecho internacional, de la paz y de la institucionalidad de las organizaciones internacionales.

El jerarca uruguayo recordó que, además, Venezuela no integra la OEA y que la presencia de una delegación de ese país en los ámbitos panamericanos contribuye a “erosionar permanentemente la institucionalidad”.

Nin Novoa subrayó que artículo 53 de la Carta de las Naciones Unidas prohíbe el uso de medidas coercitivas, armadas y no armadas, sin la mediación del Consejo de Seguridad. Por este motivo, calificó como ilegal la resolución del TIAR suscripta el lunes.

Cuestionó que los países firmantes de la resolución del Consejo Consultivo de TIAR “ya tenían los votos para aprobarlo”. Agregó que la resolución “menoscaba a la propia organización, que cuenta con otros mecanismos para solucionar conflictos sin necesidad de recurrir a interpretaciones que intentan ocultar intencionalidades políticas”, y ejemplificó con “el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas de 1948, también conocido como Pacto de Bogotá, como un instrumento diplomático más adecuado que el TIAR”. Calificó la decisión como un antecedente “peligroso e inaceptable”.

Nin Novoa recordó que el TIAR es un acuerdo entre los países del continente americano suscripto en 1947. Su firma se basaba en la “cooperación conjunta para responder a los ataques armados del exterior del hemisferio”.

Dijo que “nunca se había usado desde su creación. El día que se quiso usar, en la Guerra de las Malvinas (1982), Estados Unidos consideró que el agresor era Argentina”.

Indicó que un protocolo de reforma del TIAR, elaborado en 1975, “no alcanzó la cantidad de ratificaciones necesarias para entrar en vigor, y desde esa época, Uruguay considera a este instrumento diplomático como muerto y enterrado”.

La decisión del gobierno del presidente Tabaré Vázquez disparó una catarata de críticas de la oposición, que el canciller Nin Novoa calificó de “absurdas”. La oposición recordó los estrechos vínculos económicos y de comercio entre miembros de la coalición de gobierno de Uruguay y el régimen chavista. Es más adláteres muy próximos y de extrema confianza del ex presidente Jose Mujica actuaron de comisionistas intermediarios en negocios de gobierno a gobierno.

En otros negocios con Venezuela también estuvo involucrado un hijo del presidente Vázquez, aparentemente con suculentas comisiones emergentes de un fondo Artigas/Bolívar para financiar compras de petróleo y alimentos recíprocamente entre Uruguay y Venezuela- También disidentes del régimen de Maduro, confirmado por los cables clandestinos de Wikileaks han expuesto el envío de fondos de Venezuela para ayudar a las campañas políticas de la alianza de gobierno en Uruguay.

Empero Nin Novoa negó todo y manifestó que el rol de Uruguay “es el que siempre ha tenido a lo largo de toda su historia, el de fomentar la paz, el entendimiento y el diálogo para la solución de las controversias”.

Durante la reunión del lunes en Nueva York, Uruguay estuvo representado por el vicecanciller, Ariel Bergamino.