MercoPress, in English

Miércoles, 1 de diciembre de 2021 - 06:18 UTC

 

 

Michelle Bachelet aclara que no puede hacer milagros por Venezuela y su “situación crítica de derechos humanos”

Lunes, 23 de setiembre de 2019 - 10:13 UTC
Bachelet indicó que busca ”mantener” su relación con el Estado venezolano, por lo que no tiene en sus planes desconocer a Nicolás Maduro como presidente venezolano y reconocer, en su lugar, a Juan Gua Bachelet indicó que busca ”mantener” su relación con el Estado venezolano, por lo que no tiene en sus planes desconocer a Nicolás Maduro como presidente venezolano y reconocer, en su lugar, a Juan Gua

La Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció que su figura está malinterpretada por el caso de Venezuela. La expresidenta de Chile, que publicó en julio un severo informe denunciando violaciones a los derechos humanos en Venezuela, dijo que muchos en ese país erróneamente la ven como “la virgen María, que puede hacer milagros” y solucionar el drama humanitario.

“Alguna gente esperaba de mí cosas que no correspondían a mi cargo”, ya que ella iba a “ver los temas de derechos humanos. No iba a ir yo con dinero a resolver problemas, nada de eso”, dijo la Alta Comisionada en entrevista con Televisión Nacional de Chile (TVN).

Bachelet indicó que busca “mantener” su relación con el Estado venezolano, por lo que no tiene en sus planes desconocer a Nicolás Maduro como presidente venezolano y reconocer, en su lugar, a Juan Guaidó, el presidente del parlamento que es reconocido como mandatario interino de la República por más de 50 países.

”Soy alta comisionada y quiero mantener mi relación con el Estado venezolano para seguir trabajando y para ayudarlos a resolver la situación crítica de derechos humanos”, expresó.

Asimismo, se refirió a las polémicas declaraciones del gobernante brasileño, Jair Bolsonaro, sobre su padre y la dictadura de Augusto Pinochet.

En julio, la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU publicó un severo informe sobre la crisis en Venezuela, que ahondó la presión internacional sobre el régimen de Maduro. Sin embargo, dos meses después, reportó que el gobierno venezolano no había tomado pasos con respecto a las recomendaciones señaladas para evitar nuevas violaciones de derechos fundamentales.