MercoPress, in English

Viernes, 19 de julio de 2019 - 03:36 UTC

 

 

Ingenio italiano para proteger a animales en zoológicos de ola de calor

Viernes, 28 de junio de 2019 - 22:06 UTC
En Roma los cuidadores congelaron varios trozos de fruta en agua, haciendo una suerte de paletas dulces para que los animales pudieran alimentarse sanamente En Roma los cuidadores congelaron varios trozos de fruta en agua, haciendo una suerte de paletas dulces para que los animales pudieran alimentarse sanamente

La llegada de una masa de aire caliente desde África afecta ya casi a toda Europa occidental, poco acostumbrada calor excesivo y con el temor de que se repitan situaciones como la vivida en la pasada ola de calor del 2003.

Italia está más acostumbrada que otros países de Europa a las altas temperaturas, pero el calor actual llega a temperaturas que hacía mucho tiempo que no eran registradas.

En el zoológico de Roma, el calor trae varias complicaciones. Los osos polares y pardos, lémures, monos asiáticos y otras criaturas no acostumbradas a las altísimas temperaturas sufren mucho el exceso de calor. Durante el verano, a estos animales se los mantiene adentro, en ambientes climatizados, o se refugian en la sombra.

Pero debido a que las temperaturas en Roma se encuentran por arriba de los 40°, los cuidadores del zoo tuvieron que recurrir a otras medidas para mantenerlos frescos. Los cuidadores congelaron varios trozos de fruta en agua, haciendo una suerte de paletas dulces para que los animales pudieran alimentarse sanamente y refrescarse al mismo tiempo.

Por ejemplo, en el video se puede observar como un Macao de Japón, un animal acostumbrado a las bajas temperaturas invernales de la isla asiática, se refresca con una paleta helada de fruta.

“Es algo divertido pero tiene que ver con la alimentación y el desarrollo” dice Fabio Ferretti, el jefe de los cuidadores del zoológico romano.

En otros zoológicos de Europa, han tenido que utilizar recursos similares para poder combatir el calor. La técnica de crear paletas de hielos es común en los zoológicos localizados en zonas no templadas. En el Zoo de Berlín, además han utilizado mangueras para mantener a los elefantes mojados y protegidos del sol.

Estos animales, como muchos otros con piel gruesa, sufren el calor de manera excesiva y por ende buscan estar cerca de agua para poder refrescarse.

Se esperan temperaturas aún más altas para el resto de la semana. A partir de mañana podrían subir hasta los 42 grados en ciertas partes del oeste alemán, lo que establecería una nueva marca histórica, hasta ahora situada en los 38,2 grados registrados en junio de 1947 en Fráncfort.

Categorías: Medio ambiente, Internacional.