MercoPress, in English

Jueves, 18 de julio de 2019 - 17:03 UTC

 

 

Trascendió que cenizas de general argentino Menéndez están en las Falkland

Domingo, 23 de junio de 2019 - 21:10 UTC
El General Menéndez junto a su hijo Benjamín en las Islas durante la guerra (Foto Facebook) El General Menéndez junto a su hijo Benjamín en las Islas durante la guerra (Foto Facebook)

Por Heather Briley, Buenos Aires - Las cenizas del notorio general argentino que supervisara la brutal ocupación de las Falkland se han dispersado en secreto en las islas después de haber sido contrabandeadas en una caja de Tupperware, según reveló The Mail on Sunday.

Los isleños han reaccionado con furia después de enterarse de que los restos de Mario Menéndez se han dejado en un campo de batalla donde murieron 23 soldados británicos, y también en los terrenos de la Casa de Gobierno en la capital, Puerto Stanley.

Como gobernador militar después de la invasión en abril de 1982, Menéndez mantuvo prisioneros a los isleños y los sometió a palizas, dejando a muchos temerosos por sus vidas. Se rindió a las fuerzas británicas en junio de 1982 después de un conflicto de diez semanas en el que murieron 255 soldados británicos.

Sus cenizas fueron llevadas a las Falkland por una argentina en diciembre de 2015, poco después de su muerte a la edad de 85 años.

Parte de las cenizas fueron dispersadas en el Monte Longdon, lugar de una batalla crucial en la que murieron 23 soldados británicos antes de que las fuerzas argentinas fueran derrotadas en un contratiempo clave para el régimen del general Galtieri, que había reclamado las islas que los argentinos llaman “Malvinas”.

Los restos de Menéndez también fueron dejados en la Casa de Gobierno, la residencia oficial que solicitó al Gobernador de las Islas Falkland, Sir Rex Hunt, y en el cementerio para los muertos argentinos.

La historia surgió recientemente en la prensa argentina y ahora ha sido confirmada por el Mail on Sunday.

Las cenizas del hijo de Menéndez, Benja, que luchó en la guerra, también se dispersaron secretamente en el jardín de un hospedaje “bed and breakfast” en las Falkland después de haber sido contrabandeadas en un paquete de té de hierbas en 2017. Había muerto a los 59 años de un ataque al corazón.

El general Menéndez fue odiado por los isleños y sus compatriotas por igual. En Argentina, fue tildado de cobarde por rendirse ante los británicos contra las órdenes del dictador militar Leopoldo Galtieri.

También fue acusado de torturar a presos políticos en Argentina y debía ser juzgado.

La noche anterior, su hija, María José Menéndez, admitió que había arreglado que las cenizas de su padre y su hermano fueran llevadas a las Falkland en secreto, diciendo: “Mi padre siempre habló de los 649 argentinos que perdieron la vida en las islas. Por eso decidí que era correcto dispersar algunas de sus cenizas allí, de vuelta con sus tropas.

”Le pedí a un par de amigos que llevaran sus cenizas a las islas, un hombre y una mujer“.

The Mail on Sunday dialogó tanto con la mujer que llevó las cenizas del general, como con el hombre que transportó las del hijo, pero acordó no identificarlos por temor a represalias en Argentina. Varios veteranos argentinos con los que habló Mail on Sunday se horrorizaron al enterarse de que las cenizas de Menéndez se habían llevado en secreto a las islas, donde hay un cementerio argentino oficialmente aprobado por los isleños. Un veterano temía que las noticias enfurecieran a los lugareños al extremo de ”desenterrar a nuestros guerreros muertos y arrojarlos al mar“.

El isleño Mike Rendell, ex marine, dijo: ”El hecho de que se haya llevado a cabo es angustioso. Si hubieran dicho que querían hacerlo, podrían haber obtenido permiso, pero el hecho de entrometerse así es muy decepcionante“.

Patrick Watts, que mantuvo en funcionamiento la estación de radio local durante la ocupación, dijo: ”Sienten que han logrado algo al dispersar las cenizas de un soldado de fuerzas derrotadas. Si hubieran pedido permiso para esparcir las cenizas en el cementerio argentino, no creo que hubiera habido ningún problema.“

Agregó que ”tratamos a los cuerpos argentinos con respeto. No es bueno que sientan que tienen que hacer esto en lugar de pedir permiso“.

La mujer que contrabandeó las cenizas del general a las islas las llevó en un recipiente con tapa, ”como un Tupperware“, explicó.

En sus palabras: ”Menéndez siempre estuvo muy dolido por lo que sucedió en las islas y dijo que le gustaría que llevaran algunas de sus cenizas allí. Tuve que cumplir esta misión. Fue un acto humanitario. Quería que lo pusieran a descansar con sus tropas “.

Una portavoz de la Casa de Gobierno de las islas dijo: ”Hemos escuchado rumores. No hay evidencia de que esto sea cierto y no tenemos más comentarios.”