MercoPress, in English

Sábado, 22 de enero de 2022 - 02:57 UTC

 

 

Aumentan deserciones de miembros de la Guardia Nacional de Venezuela: “se niegan a reprimir el pueblo”

Jueves, 25 de abril de 2019 - 09:50 UTC
Las autoridades migratorias de Colombia han dicho que 1.400 efectivos venezolanos desertaron al país este año (AFP) Las autoridades migratorias de Colombia han dicho que 1.400 efectivos venezolanos desertaron al país este año (AFP)

Efectivos de las fuerzas armadas venezolanas están desertando para refugiarse en Colombia y Brasil, luego de rehusarse a cumplir órdenes de reprimir a opositores al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, según dijeron seis militares en un reportaje a Reuters.

Una teniente y cinco sargentos de la Guardia Nacional, la principal unidad militar destinada por el Gobierno de Maduro a contener las movilizaciones opositoras, dijo que buena parte de quienes han desertado viajan a Colombia a través de la frontera más accesible, aunque otros se dirigen a Brasil.

Las autoridades migratorias de Colombia han dicho que 1.400 efectivos venezolanos desertaron al país este año, mientras que el Ejército brasileño tiene registro de unos 60 miembros de las fuerzas de la nación petrolera que emigraron a Brasil desde que Maduro cerró la frontera el 23 de febrero, para bloquear los esfuerzos de la oposición para ingresar ayuda humanitaria.

“Han salido muchos militares, en su mayoría (de la) Guardia Nacional, hay poco Ejército, hay poca aviación, hay poca armada. Y todavía vendrán más. Hay más personal que se quiere ir”, dijo una teniente de la Guardia Nacional previamente este mes. La militar venezolana llegó a pie hasta la ciudad brasileña de Pacaraima, en la frontera, luego de caminar durante horas por senderos utilizados por comunidades indígenas.

Las autoridades de ambos países han dicho que el ritmo de deserciones se ha acelerado en los últimos meses, a medida que se agrava la crisis política y económica de Venezuela.

Los desertores, que pidieron mantener sus nombres en reserva por temor a represalias contra sus familias, se quejaron que sus comandantes en Venezuela recibían grandes salarios y comisiones por contrabandear productos, mientras que efectivos de menor rango encaran los riesgos en las calles de Venezuela por poco dinero.

“Ellos ya tienen sus familias fuera del país, ellos viven bien, comen bien, tienen buenos sueldos y buenas ganancias”, afirmó la teniente.

En febrero, el embajador de Maduro ante Naciones Unidas, Samuel Moncada, dijo al Consejo de Seguridad que el número de deserciones de militares se había exagerado. Un portavoz de la cancillería, William Castillo, dijo en esa oportunidad que sólo 109 de los 280.000 efectivos de las fuerzas armadas habían escapado.

Un sargento venezolano, que vistió orgullosamente su uniforme de la Guardia Nacional durante una entrevista en un hotel de Pacaraima, dijo que no podía mantener a sus dos pequeños niños con su salario equivalente a 10 dólares mensuales.

“Arriesgamos mucho la vida para lo poco que recibimos. Uno está para proteger al pueblo y el Gobierno quiere que uno ataque al pueblo. No puedo”, dijo. “Me fui por la situación y por los malos tratos de los superiores a los subalternos, las malas ordenes que nos dan”, añadió.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, el líder opositor reconocido como mandatario encargado por varias naciones de Occidente, busca que Maduro abandone el poder y ha dicho que la administración del líder socialista es ilegítima.

Pero los altos comandantes de las fuerzas venezolanas mantienen su lealtad a Maduro debido a sus elevados sueldos en dólares y a que tendrán mucho que perder al abandonarlo, según desertores de la Guardia Nacional.

Maduro ha colocado a varios jefes militares en posiciones de alto rango en compañías estatales a fin de que le sigan siendo leales, indicó el sargento.

“El presidente sabe que si los sacan de todos esos cargos, esos mismos militares le van a dar la espalda y pueden darle un golpe de Estado”, afirmó.

Maduro dice que Guaidó es una marioneta de Estados Unidos que intenta derrocarlo con estrategias golpistas y culpa por los problemas económicos de Venezuela a las sanciones impuestas por Washington.