MercoPress, in English

Viernes, 19 de julio de 2019 - 18:50 UTC

 

 

Cientos rezan y hacen vigilia frente a Notre Dame

Miércoles, 17 de abril de 2019 - 10:28 UTC
Mientras se realizaba la vigilia, se conoció que el gallo que coronaba la aguja de la catedral, que se derrumbó en el incendio, fue encontrado entre los escombros Mientras se realizaba la vigilia, se conoció que el gallo que coronaba la aguja de la catedral, que se derrumbó en el incendio, fue encontrado entre los escombros
La figura de plomo era una de las partes que tenía que ser restaurada en los trabajos de renovación en los que las autoridades sospechan que surgió el incendio La figura de plomo era una de las partes que tenía que ser restaurada en los trabajos de renovación en los que las autoridades sospechan que surgió el incendio

Cientos de franceses y turistas rezaron este martes en vigilia frente a la catedral de Notre Dame, un día después del devastador incendio que destruyó gran parte de la cubierta del templo gótico. Los rezos y cánticos, de carácter religioso, ocurrieron en un ambiente de silencio y respeto en una zona aledaña a la isla fluvial del río Sena en la que fue erigida la catedral en el siglo XII.

En vísperas de la Semana Santa, en la que tradicionalmente Notre Dame se vestía de gala para acoger los oficios de la Pascua, los actos, espontáneos, tuvieron un carácter religioso.

Mientras se realizaba la vigilia, se conoció que el gallo que coronaba la aguja de la catedral, que se derrumbó en el incendio, fue encontrado entre los escombros. Esa figura de plomo era una de las partes que tenía que ser restaurada en los trabajos de renovación en los que las autoridades sospechan que surgió el incendio.

En el interior de la figura del gallo se encuentran los restos de las reliquias de Santa Genoveva y San Denís, así como una parte de la corona de espinas que los soldados romanos colocaron a Cristo en su calvario hacia la cruz. Tampoco se vieron afectadas las doce esculturas de plomo que rodeaban la aguja, entre ellas, las representaciones de los doce apóstoles.

Esas figuras, instaladas durante la amplia renovación del siglo XIX, habían sido extraídas en las últimas semanas para ser restauradas, lo que les salvó de las llamas.