MercoPress, in English

Lunes, 20 de mayo de 2019 - 02:19 UTC

Periodista canadiense que cubre la Cumbre del G-20 asaltado y herido en Buenos Aires

Jueves, 29 de noviembre de 2018 - 11:16 UTC
El periodista canadiense y su herida tras el atraco. (Fotos de la cuenta personal de John Kirton en Twitter) El periodista canadiense y su herida tras el atraco. (Fotos de la cuenta personal de John Kirton en Twitter)

Días después del fiasco de la Copa Libertadores que demostró que las autoridades de seguridad de la ciudad no podían escoltar eficientemente solo autobús, el periodista canadiense John Kirton sufrió el robo de sus pertenencias el martes en el centro de Buenos Aires, mientras finalizaba tareas preliminares para su labor en la cobertura de la Cumbre del G-20.

 “Tengan cuidado con los periodistas visitantes: Apenas sobreviví con heridas leves a un atracos en la esquina de Lavalle y Madero, muy cerca de donde saldrán los transbordadores para la cumbre del G20. No hay seguridad a la vista”, publicó Kirton en su cuenta de Twitter.

Kirton, de la ciudad de Toronto, tiene una amplia experiencia en este tipo de eventos.

Después del asalto, el Sr. Kirton comprobó la seguridad argentina: “Me acaban de atacar y herir en Buenos Aires a media cuadra de un lugar de la Cumbre y una estación de policía. La policía simplemente dijo 'eso sucede tres veces al día', por lo que no [hizo nada]”, continuó.

Su experiencia de décadas como periodista no sirvió: “Después de 31 cumbres G7, 12 G20 y 1 BRICS desde 1988, mi suerte y la seguridad del anfitrión finalmente se agotaron. No llores por mí, llora por Argentina”, escribió.

Pero para el miércoles todo era normal para él. O al menos eso parecía: ”Una buena botella de Malbec anoche disipó el trance. Estoy seguro de que la seguridad de la Cumbre es mejor hoy. Es hora de pasar a tener la (...) Cumbre de Buenos Aires para ayudar a Argentina a estar llena de prosperidad inclusiva y de una globalización que funcione para todos”, publicó.

Las fallas de seguridad de Buenos Aires aparecieron en los titulares de todo el mundo el sábado pasado cuando el autobús que transportaba al equipo de Boca Juniors para enfrentar a River Plate en el estadio Monumental para el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores fue apedreado por gamberros.

Como algunos jugadores de Boca resultaron heridos por pedazos de vidrios de autobús rotos o se enfermaron después de inhalar los gases lacrimógenos de la policía, el partido se suspendió y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) aún debe decidir cuándo y dónde tendrá lugar.

Sin embargo, Conmebol ya mencionó dónde no se jugará: en Argentina.