MercoPress, in English

Jueves, 20 de enero de 2022 - 02:42 UTC

 

 

Moscú advierte a Trump que dejar caer tratado nuclear es un “paso peligroso”

Lunes, 22 de octubre de 2018 - 09:37 UTC
Trump, al anunciar el sábado la retirada de ese tratado sobre armas nucleares, acusó a Moscú de violarlo “desde hace muchos años” Trump, al anunciar el sábado la retirada de ese tratado sobre armas nucleares, acusó a Moscú de violarlo “desde hace muchos años”
Según Riabkov, el tratado es “importante para la seguridad internacional, para la seguridad en armas nucleares, así como para preservar una estratégica estabilidad” Según Riabkov, el tratado es “importante para la seguridad internacional, para la seguridad en armas nucleares, así como para preservar una estratégica estabilidad”

La retirada de Estados Unidos, anunciada por su presidente Donald Trump, de un tratado nuclear firmado con Rusia durante la Guerra Fría, es un “paso peligroso”, declaró el domingo el viceministro ruso de Exteriores.

”Sería un paso muy peligroso que, estoy seguro de ello, no será comprendido por la comunidad internacional e incluso va a generar serias condenas”, aseguró Serguei Riabkov a la agencia de Estado rusa TASS.

Trump, al anunciar el sábado la retirada de ese tratado sobre armas nucleares, acusó a Moscú de violarlo “desde hace muchos años”.

El tratado INF (Intermediate Nuclear Forces Treaty) sobre las armas nucleares de alcance intermedio fue firmado en 1987 por los presidentes estadounidense y soviético de la época, Ronald Reagan y Mijail Gorbachov.

Según Riabkov, este tratado es “importante para la seguridad internacional, y para la seguridad en el ámbito de las armas nucleares, así como para preservar una estratégica estabilidad”.

El viceministro acusó a Estados Unidos de actuar “torpe y toscamente” y de retirarse unilateralmente de acuerdos internacionales. El gobierno de Trump se queja del despliegue por Moscú del sistema de misiles 9M729, cuyo alcance, según Estados Unidos, supera los 500 km, violando así el texto del INF.

Este tratado, que suprime el uso de toda una serie de misiles de entre 500 y 5.000 km de alcance, había puesto término a la crisis desatada en los años 1980 por el despliegue de los SS-20 soviéticos, que apuntaban a las capitales occidentales.