MercoPress, in English

Lunes, 25 de octubre de 2021 - 09:29 UTC

 

 

Dos candidatos y las visiones encontradas para dos Brasil

Miércoles, 10 de octubre de 2018 - 08:38 UTC
”Reducir el número de ministerios; extinguir y privatizar estatales. La política al servicio del brasileño”, según Jair Messias Bolsonaro ”Reducir el número de ministerios; extinguir y privatizar estatales. La política al servicio del brasileño”, según Jair Messias Bolsonaro
Haddad plantea que “Brasil debe retomar y profundizar la política exterior de integración latinoamericana y apoyar el multilateralismo” Haddad plantea que “Brasil debe retomar y profundizar la política exterior de integración latinoamericana y apoyar el multilateralismo”

El ex-militar Jair Bolsonaro, el candidato más votado en las elecciones del domingo en Brasil y que tendrá que dirimir la presidencia en balotaje, anunció privatizaciones y la reducción del tamaño del Estado en caso de ser elegido. Su programa de gobierno es diametralmente opuesto al de su rival, el socialista Fernando Haddad.

”Reducir el número de ministerios; extinguir y privatizar estatales. La política al servicio del brasileño”, afirmó el diputado Jair Messias Bolsonaro quien venció en la primera vuelta de las presidenciales con el 46% de los votos válidos, frente al 29% obtenido por su rival Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

El polémico Bolsonaro anunció que pretende combatir los fraudes en el programa Bolsa Familia, un programa de distribución de subsidios a los pobres que es la principal política social de los gobiernos del PT. También prometió darle una mayor fuerza económica a los estados y a municipios.

A diferencia de Bolsonaro, Haddad es un defensor de una mayor intervención del Estado en la economía y prometió derogar todas las medidas de ajuste fiscal adoptadas por el actual presidente, Michel Temer, para sanear las cuentas públicas.

En materia de corrupción, Bolsonaro plantea “ungobierno decente, diferente de todo aquello que nos sumió en una crisis ética, moral y fiscal”. En tanto, Haddad, sugiere “una transparencia cada vez mayor”.

En materia de relaciones exteriores, Bolsonaro pretende dejar de “encomiar a dictaduras asesinas y de despreciar y atacar a democracias importantes como las de Estados Unidos, Israel e Italia”.

Sobre Latinoamérica aspira a “reorientar el eje de asociaciones”. Su programa no menciona al Mercosur. Propone en cambio “poner énfasis en las relaciones y los acuerdos bilaterales”.

Entre tanto, Haddad plantea que “Brasil debe retomar y profundizar la política exterior de integración latinoamericana y apoyar el multilateralismo, la búsqueda de soluciones a través del diálogo y el repudio de la intervención y del uso de la fuerza”.

En cuanto a educación, para Bolsonaro, “los contenidos y los métodos de enseñanza tienen que cambiar”. Más matemáticas, más ciencias y portugués. “Sin adoctrinamiento ni sexualidad precoz”.
Mientras, Haddad declaró: “con base en el principio constitucional de un Estado laico, promoveremos la salud integral para la mujer para el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos y fortaleceremos una perspectiva inclusiva, no sexista, no racista y sin discriminación de la comunidad LGBT”.

Bolsonaro no dice una palabra sobre el aborto y prometió vetar cualquier tentativa de flexibilización de esa ley. Como diputado promovió iniciativas de control de natalidad, como el reembolso por vasectomías y ligaduras de trompas a partir de los 21 años.

El programa del PT tampoco trae referencias al aborto. Haddad se dijo en 2012 “personalmente en contra” de su legalización, pero llamó a “establecer políticas públicas que ofrezcan a las mujeres condiciones de planificar sus vidas”.

En cuanto al medio ambiente Bolsonaro propone “reunir en un solo ministerio” todas las áreas del gobierno que se ocupan de “política económica y agrícola”, de “recursos naturales y medio ambiente rural”. Las palabras deforestación, Amazonia o calentamiento global están ausentes de su programa. Entre tanto, Haddad se propone llegar a una “tasa cero de deforestación en 2022, sin reducir la producción agropecuaria, “gracias a un uso más eficiente” de las tierras.

Categorías: Política, Brasil.