MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 21:12 UTC

 

 

Brasil da garantías a los refugiados de Venezuela: “somos un país de inmigrantes”

Martes, 21 de agosto de 2018 - 10:05 UTC
“Tenemos que garantizar la seguridad de la población brasileña y de migrantes.  Nuestra responsabilidad es que no vuelva a ocurrir (lo de Pacaraima)” “Tenemos que garantizar la seguridad de la población brasileña y de migrantes. Nuestra responsabilidad es que no vuelva a ocurrir (lo de Pacaraima)”
“Es una preocupación de nosotros. Brasil es un país de inmigrantes. Hay que ser generosos y recibir a los hermanos venezolanos”, expresó Jungmann “Es una preocupación de nosotros. Brasil es un país de inmigrantes. Hay que ser generosos y recibir a los hermanos venezolanos”, expresó Jungmann

El ministro de Seguridad Pública de Brasil, Raul Jungmann, dijo en la ciudad colombiana de Medellín que su país debe ser generoso con los venezolanos que buscan refugio en su territorio para escapar de la crisis. Jungmann, que visitó Medellín para conocer la transformación de esta ciudad colombiana con programas sociales para superar la violencia, afirmó que el éxodo de venezolanos espera abordarlo el próximo miércoles en una reunión en Bogotá con el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo.

“Es una preocupación de nosotros. Brasil es un país de inmigrantes. Hay que ser generosos y recibir a los hermanos venezolanos”, expresó Jungmann. La declaración la hizo un día después de que al menos 1.200 venezolanos se vieran obligados a abandonar Brasil tras ser atacados sus campamentos por vecinos de la localidad fronteriza de Pacaraima, que hace parte del estado amazónico de Roraima.

Jungmann agregó que la migración venezolana en Brasil “está concentrada en un área muy aislada y con una poquísima infraestructura”, lo que aumenta las tensiones entre ciudadanos de los dos países.

“Tenemos que garantizar la seguridad de la población brasileña y de los migrantes, evitando conflictos como el que tenemos. Nuestra responsabilidad es que no vuelva a ocurrir (lo de Pacaraima) porque no es eso lo que deseamos para los migrantes venezolanos que nos procuran en situación de dificultad”, agregó.

Jungmann recordó que el Gobierno brasileño ha brindado acogida a los venezolanos con albergues, salud y todo tipo de asistencia social, pero lo más difícil es absorber a quienes quieren establecerse en Pacaraima, ciudad de unos 12.000 habitantes que se ha convertido en la principal puerta de entrada de los venezolanos que huyen de la crisis política, económica y social de su país.

“Lo que tenemos que hacer es ampliar los programas sociales, tenemos que ampliar la salud, tenemos que ampliar los albergues y sobre todo hacer más rápido la interiorización, la absorción de los venezolanos”, explicó.

Las protestas violentas comenzaron tras la agresión a un comerciante local a manos supuestamente de un grupo de venezolanos quienes, al parecer, intentaron asaltarlo cuando estaba en su casa con su familia, según la Gobernación de Roraima.