MercoPress, in English

Lunes, 23 de mayo de 2022 - 13:31 UTC

 

 

Trump abre nuevo frente de batalla arancelaria: las importaciones de autos

Viernes, 25 de mayo de 2018 - 10:11 UTC
”Le solicité al secretario (de Comercio Wilbur) Ross de comenzar un estudio bajo la Sección 232 sobre las importaciones de vehículos, incluidos camiones y repuestos” ”Le solicité al secretario (de Comercio Wilbur) Ross de comenzar un estudio bajo la Sección 232 sobre las importaciones de vehículos, incluidos camiones y repuestos”
Ross anunció que inició una investigación de la Sección 232 que proporcionaría la base legal para imponer aranceles, si su departamento considera que lo amerita. Ross anunció que inició una investigación de la Sección 232 que proporcionaría la base legal para imponer aranceles, si su departamento considera que lo amerita.

El presidente estadounidense, Donald Trump, pretende imponer nuevas tasas aduaneras a las importaciones de vehículos en Estados Unidos, según un comunicado de la Casa Blanca.

”Le solicité al secretario (de Comercio Wilbur) Ross de comenzar un estudio bajo la Sección 232 sobre las importaciones de vehículos, incluidos camiones y piezas de repuesto, para determinar su impacto sobre la seguridad nacional estadounidense“, indicó Trump, citado en el texto.

”Las industrias básicas como las de los automóviles y las piezas automotrices son fundamentales para nuestra fortaleza como nación“, señaló el Mandatario en su declaración. Ross comenzó ese estudio de inmediato, según un comunicado de la secretaría de Comercio. Por su parte, el propio Ross anunció que inició una investigación de la Sección 232 que proporcionaría la base legal para imponer aranceles, si su departamento considera que lo amerita.

”El Departamento de Comercio llevará a cabo una investigación exhaustiva, justa y transparente sobre si tales importaciones están debilitando nuestra economía interna y pueden perjudicar la seguridad nacional“, expresó Ross. Según el secretario, ”hay evidencia que sugiere que, durante décadas, las importaciones del exterior han erosionado nuestra industria automotriz nacional“.

El diario ”The Wall Street Journal“ informó el miércoles que Trump estaba solicitando aranceles de hasta 25% para la importación de vehículos a Estados Unidos. La administración de Trump utilizó la misma justificación para imponer fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio. El anuncio sorprendió de forma desagradable a Tokio.

”La industria automotriz es extremadamente importante. Medidas restrictivas de esta magnitud podrían perturbar seriamente el mercado, esto sería completamente deplorable”, dijo ante la prensa el ministro japonés de Comercio e Industria, Hiroshige Seko. Las acciones de los constructores de automóviles japoneses caían el jueves en la Bolsa de Tokio, Toyota, Nissan y Honda perdían a mitad de la jornada entre 1,75% y 2,75%.

Gravar las importaciones de automóviles en Estados Unidos abriría otro frente en las filas de confrontación del presidente republicano en cuanto al comercio, que ya ha provocado protestas globales de aliados y socios. El último anuncio se produce debido a que las negociaciones con Canadá y México sobre la reformulación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) se han estancado en torno a las demandas automotrices.

Previamente, el jueves pasado, Trump había culpado a los vecinos de Estados Unidos al norte y al sur por ponerse “complicados” en las conversaciones para renegociar el pacto.

Trump ha arremetido con frecuencia contra los altos aranceles de importación de China a los automóviles extranjeros. Durante negociaciones recientes, el presidente Xi Jinping ofreció recortar la tasa del 25% al 15%.

“The Wall Street Journal”, citando fuentes de la industria automotriz, dijo que las medidas de Estados Unidos para tomar represalias probablemente enfrentarían una oposición significativa de los socios comerciales y concesionarios de autos que venden los vehículos importados. En su comunicado anunciando la investigación, el Departamento de Comercio citó cifras que muestran que el empleo en Estados Unidos en la fabricación de automóviles había disminuido un 22% entre 1990 y 2017.

Categorías: Economía, Estados Unidos.