MercoPress, in English

Viernes, 30 de octubre de 2020 - 05:03 UTC

 

 

Respaldo de FMI buena señal para mercados, pero la volatilidad argentina puede ser endémica

Miércoles, 9 de mayo de 2018 - 09:56 UTC
 Para el ex secretario de Finanzas Miguel Kiguel, “el talón de Aquiles del gradualismo es la dependencia del financiamiento externo” Para el ex secretario de Finanzas Miguel Kiguel, “el talón de Aquiles del gradualismo es la dependencia del financiamiento externo”
La Directora Gerente del FMI Christine Lagarde dijo que se han iniciado discusiones sobre cómo trabajar juntos para fortalecer la economía argentina La Directora Gerente del FMI Christine Lagarde dijo que se han iniciado discusiones sobre cómo trabajar juntos para fortalecer la economía argentina

La decisión del gobierno argentino de volver a financiarse con el Fondo Monetario Internacional, es una buena señal para los mercados, aunque no alcanzará para terminar con la volatilidad del dólar, según un rápido relevamiento de analistas económicos sobre la realidad del país..

Para el ex secretario de Finanzas Miguel Kiguel, “el talón de Aquiles del gradualismo es la dependencia del financiamiento externo. Ante un frenazo de esos fondos la pregunta era cual iba a ser el plan B: brusco ajuste fiscal o el FMI. Ahora sabemos la respuesta. La línea de crédito del FMI es la opción menos costosa para el crecimiento de la Argentina. Va ayudar a bajar el riesgo país y permitir acceso al crédito para las empresas que participen en los PPPs”.

“Había un problema de credibilidad que no se solucionaba vendiendo dólares o subiendo tasas”, apuntó Martín Vauthier, director de EcoGo Consultores. Indicó que tras las medidas anunciadas el viernes pasado “quedaba la duda de si la recuperación de la política monetaria por parte del Banco Central era transitoria o permanente. El anuncio puede tener la intención de dar la señal que la consolidación es permanente. Más que para aumentar el poder de fuego, que nunca es suficiente por sí solo, creo que el anuncio de negociaciones con el FMI tiene como objetivo último sumarlo como ”garante“ de la credibilidad frente a los mercados”.

Para Dante Sica, director de abeceb.com, “recurrir al FMI siempre fue una restricción más política que económica, porque es el lugar más barato para financiarse. Esta es una señal que calma al mercado, aunque seguirá habiendo volatilidad. Especialmente porque se viene una semana importante con el vencimiento de las Lebac,” en referencia a los 680.000 millones pesos argentinos que vencen el próximo martes.

“En el último informe del FMI sobre Argentina no hubo casi ningún comentario adverso sobre la política económica. Hubo una mirada satisfactoria”, dijo Sica. “Y cambió también la mirada respecto de los préstamos que el organismo viene dando. En los 90 eran muy poco flexibles, tenían un mismo formato que todos los países tenían que copiar y eso los llevó a un fracaso rotundo. Por eso hicieron una revisión, y ahora hacen hincapié en observar las condiciones políticas, sociales y económicas del país en el que actúen”.

En disonancia, Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultora sostuvo que “la vuelta al FMI es una malísima señal, política y económicamente. Expone las debilidades, implica condicionalidades y hace que el reloj corra más rápido. No creo que esta historia termine bien”, concluyó.

A su vez desde Washington el FMI difundió una breve declaración de su titular, Christine Lagarde, luego de que el presidente Mauricio Macri diera a conocer el inicio de las negociaciones para otorgar un crédito a la Argentina.

“Argentina es un valioso miembro del Fondo Monetario Internacional. Agradezco la declaración que el presidente Macri hizo hoy y espero con interés continuar nuestra colaboración con Argentina. Se han iniciado discusiones sobre cómo podemos trabajar juntos para fortalecer la economía argentina y llevaremos estas conversaciones a cabo en breve”.
En efecto para la aprobación de un préstamo, el FMI evalúa que el país miembro cumpla con distintos requisitos, que varían de acuerdo al tipo de crédito solicitado. En este caso, se trataría de un acuerdo en el marco de la línea de créditos flexible, LCF, para atender desfasajes en la balanza de pagos.

Dos requisitos son cruciales en el proceso de habilitación: que el país cuente con variables económicas fundamentales y marcos institucionales de política económica muy firmes; que esté aplicando y tenga un historial sostenido de aplicación de políticas muy sólidas; y que mantenga su compromiso de seguir aplicando estas políticas en el futuro.

Colombia, México y Polonia son los únicos países que se han registrado para la línea de crédito. Ninguno de ellos ha recurrido a las líneas, y Polonia abandonó el acuerdo el año pasado.

Categorías: Economía, Argentina.